Alerta por ataque a la cultura

Criterios netamente empresariales, desprecio por el pluralismo y un ahogo económico a los espacios no afines marcan las acciones del macrismo en el área cultural, afirman numerosas organizaciones del sector. El gobierno, dicen, se desentiende de su obligación del sostén a la cultura, “no por caridad o dádiva, sino porque no hay verdadera democracia si no hay libertad artística”.

  

Artistas y trabajadores de la cultura, sus sindicatos y entidades, realizadores en varias disciplinas, académicos y también el sector de la comunicación están congregados en Núcleos y Colectivos Culturales. Esta coalición afirma que el país vive una situación de emergencia cultural, y por ello convocó a un encuentro el 3 de octubre a las 18 en el obelisco de la Ciudad de Buenos Aires.

   El llamado se realiza a través de un manifiesto en el que las entidades afirman que, desde que asumió hace ya dos años, el macrismo mostró “muy diversas y extendidas señales de desprecio a la vida cultural”.

   La situación económica marcada por el aumento de las tarifas de los servicios públicos, el aumento del desempleo y la pobreza y la inflación que impacta en muy diversos rubros afecta en especial a locales y centros culturales, clubes de barrio, salas de ensayo y baile, teatros y otros establecimientos.

   En tanto, las instituciones estatales de cultura son miradas con desprecio por el macrismo, porque su posición de fondo, dice el manifiesto, es que son prescindibles. Por ello, “las mantiene pero las desprecia, las atiende con entusiasmo solo cuando aplica políticas de ajuste”.

   Así las cosas, “los circuitos que se mantienen son los que en la esfera privada están asentados en una lógica comercial y en la esfera pública, los que por distintas razones son momentáneamente eximidos del deseo permanente de ajuste del gobierno”.

   Con algunas excepciones, “el clima general en que se desenvuelven las actividades culturales es el mismo que traza la reprobable presencia en todo el país de un clima de vindicta y mezquindad: privación de recursos, destrucción del pluralismo en nombre del pluralismo, funcionarios culturales que se golpean el pecho en nombre de la república y tratan las cuestiones vinculadas al arte a los golpes, y por fin, un cuestionable impulso estatal de la gestión de industrias culturales –que a diferencia de las administraciones anteriores, ahora recogen solo el peso de la ideología empresarial- desequilibrando la relación con los creadores y su capacidad de iniciativa”.

   “Puede considerarse que la política cultural del macrismo se compone de una combinación de limitaciones económicas y reducidas concepciones culturales. Sus funcionarios se expresan también como empresarios y proclaman un credo de tolerancia que no solo no cumplen con sus prácticas, que tienden a ser despóticas o favoritistas, sino que se dedican a atacar las prácticas que en otro momento de la historia del país fueron considerablemente democráticas”, prosigue el manifiesto.

    La política del macrismo para la cultura “consagra el sectarismo generalmente elitista, la obstinación demagógica y un testarudo desinterés por la vida cultural e intelectual”, y emana de funcionarios que declaman posiciones “sostenidas en saberes obtenidos en cursos de marketing o en filosofías de la voluntad política surgida de ‘focus groups’, en su sentido más superficial y arbitrario. Decimos nuevamente que puede haber obra aún en estas desdichadas condiciones. Pero esto no exime a las instituciones públicas de su obligación del sostén democrático, no por caridad o dádiva, sino porque no hay verdadera democracia si no hay libertad artística”.

   Núcleos y Colectivos Culturales está conformado por ATE Capital, Radar de los Trabajadores, Frente de Artistas y Trabajadores de las Culturas, Carta Abierta, Centro Cultural de la Cooperación, Caras y Caretas, Teatro por la Identidad, Coalición por una Comunicación Democrática, Comunicadores de la Argentina, Red Federal de Mujeres, Unión Nacional de Artistas Visuales y Espacio Cultural Nuestros Hijos (ECuNHI), entre otras entidades.