OPERETAS

Columnistas en transición

Los opinadores de Clarín y La Nación vienen escasos de argumentos este domingo 17 de junio: están casi totalmente abocados a describir los cambios en el gabinete de Macri como búsqueda de una estabilidad esquiva, en una situación política muy peligrosa, ya sin ninguna certeza sobre la soñada reelección de 2019. Eso sí: ninguno menciona quién se lleva las ganancias cambiarias y financieras.

Macri, columnista independiente

Los argumentos del presidente Macri para reivindicar el blindaje que le dio el FMI a su gestión son idénticos a los usados por varios de los columnistas de Clarín y La Nación. ¿O será al revés, y es el presidente el que repite lo que los columnistas escriben? No se ve el rostro de los autores del libreto, pero las similitudes son totales.

Igual fanatismo, igual discurso

Los columnistas del oficialismo en Clarín y La Nación están en el precipicio: a falta de argumentos para sostener el desastre político y económico que afronta el gobierno no encuentran nada mejor que reiterar fórmulas. Dicen: Macri es gobernabilidad, el peronismo es desestabilizar, está sublevado, es depredador.

Comprar un diario, leer dos

Clarín y La Nación publican el domingo 27 de mayo dos artículos calcados: anuncian el mismo ajuste en el Estado, en iguales áreas, por el mismo total. Hasta coinciden en cifras de “dispendio”, como el salario de algún chofer. En suma, un nuevo invento argentino, mejor que el dulce de leche y el colectivo: se puede comprar un diario y leer dos.

¡Cuánto cambiamos!

Tenemos un gobierno que sabe hacer autocrítica por su exceso de optimismo, que sabe corregir sus acciones y, sobre todo, que asume la verdad: es el FMI o el caos, el adiós a la “gobernabilidad”, el derrumbe final. Este es el diagnóstico compartido por columnistas de Clarín y La Nación al domingo 20.5, tras el martes negro.

Lo malo es la Argentina

Morales Solá, Kirchsbaum, Olivera, Van der Kooy, Lanata, Laborda, González, Roa: el batallón de columnistas de Clarín y La Nación llega al domingo 13 de mayo en fila compacta, para con sus diversos tonos de voz entonar estribillos que dicen: Macri se vio “obligado” a llamar al FMI. El FMI no es malo. Lo malo es la Argentina.

El Fondo es bueno

“Inevitable”, tituló Ámbito Financiero, para justificar el regreso del país al FMI. Un pequeño favor al gobierno. Pero Clarín y La Nación, con un oficialismo levemente menos visible, intentan que comprendamos que el Fondo no es como antes, que ahora es bueno. Y que si queremos el “gradualismo” de Mauricio, pues no queda otro remedio.

Demasiado gradual

Varias oscilaciones hubo y hay en la descripción y análisis de los columnistas del gobierno sobre la crisis económica y la corrida al dólar, pero la tesis más sostenida es que las causas principales son el denominado “gradualismo” de Macri (una forma de reclamar cuchillazos todavía más profundos) y, obviamente, la oposición, por reclamar por las tarifas.

Son unos animales

(29.4.18) Tiburones asesinos, perros rabiosos, zorros taimados: la desesperación de los diarios oficialistas ante el retroceso del macrismo en las encuestas los lleva a nombrar  a los opositores, y a los amigos del peronismo rubio y de ojos celestes, como unos animales peligrosos, depredadores.

Xenofobia sin filtro

(25.4.18) El rechazo selectivo a extranjeros que la élite en el poder expresa desde la noche de los tiempos brotó de manera virulenta en La Nación en línea el miércoles 25.4 por la mañana: el objeto del acto de discriminación fueron, para variar, los bolivianos.