Opinión

El simpatizante nazi

El simpatizante nazi

El vertiginoso andar político argentino dejó en segundo plano una atrocidad mayúscula: los dichos del ministro de Educación, Esteban Bullrich, negando la verdad histórica sobre los crímenes del nazismo mediante una manipulación nauseabunda sobre la suerte de Ana Frank. El tema fue enfocado por el periodista Martín Granovsky.

Los sucesos de Olavarría: medios con patente de corso

Los sucesos de Olavarría: medios con patente de corso

    Un periodismo “catolicón” y sentenciador, que busca imponerle a las audiencias su presunta moral, que condena la violencia pero no existiría sin ella, y que no pone el menor esfuerzo en conseguir datos serios y consistentes para informar, es el que apareció con toda su potencia en la cobertura de los hechos del recital del Indio Solari en Olavarría, dice el investigador Esteban Rodríguez Alzueta.

El discurso mediático que encubre la ilegalidad estatal

El discurso mediático que encubre la ilegalidad estatal

El dispositivo comunicacional que sostiene al macrismo, entre medios privados y públicos, le resta espacio e importancia a las múltiples acciones gubernamentales que condicionan la vigencia del Estado de Derecho, cuando no hace un encumbrimiento directo, sostiene Hugo Muleiro.

Admitir error/ocultar política

Admitir error/ocultar política

El argumento oficialista de “cometemos errores, los corregimos”, expresado por el presidente Mauricio Macri y repetido por los medios que lo respaldan, encubre políticas de fondo de saqueo al Estado y a los argentinos, opina el comunicador y docente Víctor Arancibia. Apelando a Roque Narvaja, el catedrático afirma que hay “errores” que parecen más “crímenes organizados”.

El odio a Chávez, televisado

El odio a Chávez, televisado

  La industria multinacional que tiene posición dominante en el sector audiovisual, con evidentes socios locales a sus pies, avanza en un intento por diseminar su odio a Hugo Chávez, mediante la teleserie llamada “El Comandante”. El ex presidente venezolano es presentado como pusilánime, cobarde, mentiroso y carente de toda convicción real, opina el escritor y periodista Hugo Muleiro.

Volver a desaparecer

Volver a desaparecer

Las empresas que, como Clarín, combatieron la Ley de Servicios Audiovisuales anunciando una catástrofe para la libertad de expresión son las mismas que ahora y siempre despiden a trabajadores de la comunicación que no obedecen ciegamente a los intereses de la patronal. Así acaba de suceder en Bahía Blanca con el periodista Carlos Quiroga, del Canal 7, una de las centenares de emisoras bajo control del grupo.

¿Son opositores? ¡A la hoguera!

¿Son opositores? ¡A la hoguera!

El diario La Nación vuelve a visitar y a exponer sin pudor la fórmula para hacer frente a los sectores políticos y sociales que se oponen al proyecto de país que reivindica desde su mismísima fundación: el fuego.  La figura de la hoguera política, que augura frecuentemente para el peronismo, es aplicada en una nota del 26 de enero al kirchnerismo.

El rumor para manipular

El rumor para manipular

La élite gobernante usa el rumor como recurso para darle sostén a sus propósitos, afirma el comunicador Carlos Valle, ex presidente de WACC e integrante de COMUNA. Apelando a una práctica que viene del amanecer de los tiempos, el poder lanza diatribas y afirmaciones con el fin de que encuentren anclaje en creencias primitivas y en las emociones de las personas.

Blindaje mediático al gobierno: más con grotescos que con ideas

Blindaje mediático al gobierno: más con grotescos que con ideas

El papa Francisco quiere que las elecciones de 2017 las gane Macri / La defensa de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner roba documentos de los juzgados para tapar su firma con “liquid paper” / Dirigentes “K” y comisarios narcos prepararon todo para incendiar el Conurbano antes de Navidad / La OEA está manejada por los kirchneristas /Un repaso de Hugo Muleiro por las columnas de Clarín y La Nación durante 2016.

Redes sociales y bien común

Redes sociales y bien común

La ciudad de La Paz, Bolivia, acaba de vivir una experiencia singular: las redes sociales funcionaron para que autoridades y población coordinaran esfuerzos durante días a raíz de la escasez de agua por razones climáticas. Los medios tradicionales avanzaron por otro camino, y fueron derrotados.