Clarín festeja un año en el poder: juez le regala sobreseimiento en la apropiación de Papel Prensa

PAPEL PRENSA - eh!

El grupo Clarín y sus asociados completaron un año en el gobierno con una novedad muy favorable: el juez Julián Ercolini sobreseyó a sus directivos en la causa por la apropiación ilegal de Papel Prensa, única planta elaboradora de papel para diarios en la Argentina.

   El magistrado, que mantuvo la causa congelada durante años y no adoptó medidas para profundizar la investigación, como tomar declaración a los acusados, volvió a dejar en evidencia su parcialidad aberrante al desconocer la relación evidente y estrecha entre los directivos de Clarín y La Nación con la dictadura cívico-militar en la extendida maniobra para quitarle Papel Prensa a sus propietarios legítimos, la familia de David Graiver y sus herederos.

   Los favorecidos por el juez son Ernestina Herrera de Noble y Héctor Magnetto, Bartolomé Mitre, Guillermo Gainza Paz y Raymundo Pío Podestá.

   La apropiación ilegal y a precio vil de Papel Prensa permitió a Clarín estructurar su posición dominante en el sistema mediático nacional, ya que maneja los precios del papel de su propio consumo y el de sus competidores.

   El periodista Ari Lijalad, documentalista e investigador, realizó numerosos trabajos en torno de esta apropiación ilegal, para cuya consumación los herederos de Graiver, su esposa Lidia Papaleo y Rafael Ianover, fueron sometidos a secuestro y torturas en los centros clandestinos que controlaba el entonces jefe de la policía Bonaerense, Ramón Camps.

   Ante el fallo de Ercolini, el periodista recordó que en el pasado un editor de Clarín le había dicho: “Magnetto tiene más jueces que Cristina”, la entonces presidenta, lo cual queda ahora corroborado.

   Lijalad hace notar también que en su decisión, el magistrado prácticamente copia afirmaciones que el acusado Magnetto hace en un libro de aparición reciente.

   En 2010, la Secretaría de Derechos Humanos se constituyó como parte querellante en el expediente por la apropiación y los delitos de lesa humanidad cometidos en perjuicio de Lidia Papaleo, Rafael Ianover y otros allegados.

   Uno de las afirmaciones más temerarias del juez es que “no existen elementos objetivos, imparciales y que de modo unívoco puedan llevar a considerar, cuanto menos con un grado mínimo de probabilidad, que la venta de las acciones de Papel Prensa S.A., acaecida hace 40 años, en noviembre de 1976, hubiera sido parte, hubiera derivado o hubiera estado condicionada por la comisión de delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar ocurrida en la Argentina”.

   En cuanto a las “coacciones, intimidaciones y amenazas” sufridas por las víctimas del despojo organizado por la dictadura cívico-militar en colusión con los empresarios periodísticos, Ercolini se vuelve reproductor del discurso difundido en la época de los crímenes por el régimen genocida, cuando escribe: “puede inferirse que habrían estado originadas por deudas previas o por relaciones financieras entre el grupo empresario y la agrupación Montoneros”.

   Ari Lijalad escribió una nota, “Así robaron Papel Prensa”, previa a este fallo hecho a medida de los acusados. En ella explica detalladamente cómo fue la apropiación ilegal. Ese texto está disponible en el enlace siguiente:

http://www.nuestrasvoces.com.ar/investigaciones/asi-robaron-papel-prensa/