Comuna se solidariza con Santa María

Comunicadores de la Argentina (COMUNA) se solidariza con Víctor Santa María, secretario general del Sindicato de Trabajadores de Edificio y Renta Horizontal (Suterh), director del Grupo Octubre que integran la AM750, Página12, las revistas Caras y Caretas y Planeta Urbano, entre otras publicaciones, y la Universidad Metropolitana para el Trabajo y la Educación (UMET), entre otras instituciones y medios que pertenecen en su totalidad a los trabajadores de edificios. 


En vísperas de la discusión sobre la Reforma Laboral que cercenará de aprobarse los derechos conquistados de millones de trabajadores, desde el domingo 7 de enero los diarios Clarín y La Nación lanzaron, nuevamente, una campaña de difamación contra Santa María, operación de prensa reiterada en los últimos meses que tiene por objetivo eliminar la libertad de expresión en la Argentina. 

 

Página12 es el único diario de alcance nacional con una línea editorial opositora al gobierno de Mauricio Macri. Clarín y La Nación, en dupla, con verbos en potencial, hablan de la existencia de supuestos “negocios millonarios” de Santa María. Ante estas operaciones mediáticas, el dirigente afirmó que “mienten una vez más”. 

 

Santa María es, además de gestionar el grupo de medios del Suterh, diputado al Parlasur, presidente el Partido Justicialista en la Ciudad de Buenos Aires, y dirigente opositor. 

 

En sus declaraciones sobre estas operaciones de prensa, Santa María afirmó: “La libertad de expresión es un valor universal. Una democracia de calidad no se basa en la persecución, el encarnizamiento y la búsqueda permanente de acallar voces distintas. Una democracia mejora en calidad cuanto mayor sea la pluralidad de voces. Es mi opinión, pero además es el fundamento jurídico de los pactos firmados por la Argentina, que en materia de derechos humanos tienen rango constitucional. Yo quiero poder seguir leyendo Clarín y La Nación. Me gustaría que los propietarios de Clarín y La Nación quisieran poder seguir leyendo PáginaI12”. 

 

Comuna reclama el respeto irrestricto por la libertad de expresión, condena operaciones mediáticas promovidas por el gobierno nacional que atacan esa libertad, violan la Constitución Nacional y consolidan un modelo autoritario que jaquea el derecho a la vida y la libertad de los argentinos.