Condena a la represión y al arresto de periodistas

Comunicadores de la Argentina (COMUNA) condena enérgicamente el ataque que la policía de la Ciudad de Buenos Aires lanzó el martes 20 de febrero contra manifestantes pacíficos y los golpes y la detención de periodistas que registraban esas acciones, en una nueva violación gubernamental a derechos esenciales para la democracia.

 

(FOTO: Joaco García Conde)

La persistente acción oficial contra la libertad de expresión incluyó esta vez la detención de dos fotógrafos, Bernardino Ávila, del diario Página/12, y Pablo Barrientos, de la Revista Crítica.

Los hechos ocurrieron durante una manifestación pacífica de trabajadores de la cooperativa Madygraf, que se concentraron en la zona del Congreso para denunciar al Gobierno de Mauricio Macri, al que acusan de maniobras discrecionales y manipulaciones de una licitación pública sobre material escolar.

Madygraf sostiene que fue desestimada arbitrariamente la oferta que presentó a licitación pública, en diciembre de 2018, para proveer al Ministerio de Educación de material didáctico. La acción gubernamental es altamente sospechosa ya que la cooperativa definió para el trabajo un monto sensiblemente inferior al presentado por compañías de gran envergadura.

Periodistas y testigos relataron que cuando los trabajadores de la cooperativa se disponían a concluir la ocupación de algunos carriles de circulación de vehículos, tal como las autoridades les exigían, la Policía lanzó su ataque por sorpresa y con golpes indiscriminados.

Esta agresión incluyó a los reporteros gráficos luego arrestados. Como hace siempre la Policía en estos casos para justificar la privación de libertad, les formuló la acusación de “lesiones y atentado y resistencia a la autoridad”.

Los delegados sindicales de Página/12 reclamaron la liberación inmediata de los detenidos.

El secretario de Seguridad del gobierno de la Ciudad, Marcelo D’Alessandro, defendió el ataque policial con una declaración que falsea los hechos, ya que dijo que los agentes actuaron porque los manifestantes “no acataron la orden de liberal un carril”.

Sin embargo, ante las imágenes y los testimonios disponibles, luego se vio forzado a reconocer que el fotógrafo de Página/12 “no estaba cometiendo una agresión”

En verdad, lo que D’Alessandro oculta es que el gobierno al que pertenece está lanzado a una escalada represiva, que tuvo otra evidencia apenas cinco días atrás, cuando la misma fuerza atacó a productores de verduras y frutas que pretendían vender sus productos a bajo costo en la zona de Constitución, a modo de protesta por la crisis económica.

En esa ocasión, en el denominado “verdurazo”, la policía atacó incluso por la espalda a productores que llevaban cajones al hombro, como quedó grabado en registros de video y fotografía. Además, con evidente ensañamiento, los agentes pisotearon una parte de los alimentos frescos -que algunas personas buscaban rescatar desesperadamente- y otra parte se la apropiaron.

COMUNA denuncia que estas acciones del gobierno nacional y de la Ciudad se inscriben en una escalada represiva y en atropellos a los trabajadores de prensa que privan a la Argentina del goce real de las libertades propias del Estado de Derecho.

Buenos Aires, 20 de febrero de 2019