En defensa del INCAA, la ENERC y el Fondo de Fomento al cine

 

La Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina reclamó el esclarecimiento de la situación que amenaza al sector tras el despido del director del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), Alejandro Caseta, y los intentos del gobierno de Mauricio Macri de modificar la ley que genera el Fondo de Fomento para la realización de películas nacionales.

“La Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina, ve con mucha preocupación hechos concretos ocurridos en estas últimas jornadas respecto al funcionamiento del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) y la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC, que depende del primero, y sus respectivas autoridades.

“Versiones difundidas por periodistas sin información acerca de la legislación que rige el funcionamiento de estos organismos, en el caso del primero su autarquía y en el caso de la ENERC, un concurso para la designación de su rector, noticias que solo fueron funcionales a exponer a la opinión pública títulos sensacionalistas, desataron decisiones administrativas del Ministerio de Cultura de la Nación, cuestionadas por la totalidad de las entidades que tienen conocimiento del tema, sin excepción relacionadas con la actividad cinematográfica.

“Más tarde se argumentó desde fuentes oficiales que existían denuncias previas en la Oficina Anticorrupción, de cuestionable origen, que todavía no fueron investigadas en la debida forma y por lo tanto no arribaron todavía a conclusión alguna.

“La Ley de Cine, que fue activada en la segunda mitad de la década del 50 (con el decreto 8718/57) fue y sigue siendo (en su versión 24.377, que actualiza ya en democracia a la 17.741, de 1968) un modelo para el universo audiovisual mundial, y esta última actualización en 1994, tras una larga lucha de los cineastas argentinos y sus entidades, es clara y ha sido la que permitió el crecimiento del Cine Argentino, como nunca antes y sin pausa, y de eso no hay dudas, desde 1995 a la fecha.

“Desde entonces las crisis económicas y políticas nacionales, o la inadmisible decisión de intervenir esos fondos, como ocurrió a poco de sancionada esta ley, han afectado ocasionalmente la recaudación en salas y en TV o acorralado esos fondos genuinos, que garantizan se siga haciendo cine, lo que sin embargo no impidió que en cada resurgimiento, el cine creciera en cantidad y calidad, más visto por los mismos argentinos, con más recorrido en todo el mundo, presencia y premios en festivales internacionales y lo que es más importante, refundado permanentemente la cultura nacional.

“La entidad relacionada con el cine pionera en la Argentina, y una de las primeras del mundo en materia de periodismo afín, expresa su inquietud por toda esta situación que sobreviene, pocos días después que el mismo INCAA publicara en un acto de transparencia único, y como lo viene haciendo hace varios años, un anuario mostrando cifras, demostrando cómo su presencia se potencia más allá incluso de los cambios de gobierno.

“Por todo esto ratificamos nuestro apoyo a los puntos ya señalados en comunicados de otras entidades, y en los cientos de voces que por distintos medios expresan la necesidad de que en conjunto subrayemos los puntos en común, todos sustentados por leyes vigentes, en los que coincidimos, y a los que deben someterse las autoridades nacionales, que son

  1. Cumplimiento total de la Ley de Cine
  2. Respeto a la institucionalidad del INCAA y de la ENERC.
  3. Autarquía del INCAA, según lo establece la ley
  4. Cumplimiento de la conformación del Fondo de Fomento que establece la misma ley, conformado por diferentes impuestos, incluidos los que corresponden a cableoperadores y cualquier otro tipo de tecnología
  5. Un Plan de Fomento inclusivo y democrático.
  6. Pleno cumplimiento del concurso para la elección del Rector de la ENERC, como centro de enseñanza pública, y pleno cumplimiento de su mandato.

“La entidad se mantendrá en estado de asamblea permanente a los fines de tomar nota de lo que resuelvan en los próximos días la autoridades del INCAA como parte de su autarquía, y dentro del marco de las leyes que respaldan su gestión, y en comunicación con el resto de las entidades vinculadas al Cine Nacional”.