El discurso mediático que encubre la ilegalidad estatal

El dispositivo comunicacional que sostiene al macrismo, entre medios privados y públicos, le resta espacio e importancia a las múltiples acciones gubernamentales que condicionan la vigencia del Estado de Derecho, cuando no hace un encumbrimiento directo, sostiene Hugo Muleiro.

   El espionaje político y la difusión de escuchas telefónicas -por esos mismos medios oficialistas-, el concierto entre jueces que responden al macrismo para hostigar a dirigentes opositores y la continuidad de la detención ilegal de Milagro Sala se apoyan en una manipulación permanente de la información y la opinión, dice una nota que Muleiro, presidente de COMUNA, publicó en la sección La Ventana, de Página/12.

   Afirma que con ese apoyo el régimen macrista viene avanzando en estas y otras acciones, como la permanente tendencia del Ejecutivo a modificar leyes por decreto, usurpando facultades del Congreso y violando la Constitución Nacional. Este instrumento es usado especialmente, agrega el artículo, para intervenir en el sector de las telecomunicaciones y de los medios audiovisuales, a favor de las corporaciones que están coludidas con el oficialismo.

   La tesis es que estos medios están colaborando para imponer en Argentina un estado de excepción.

   La nota completa está disponible en este enlace:

https://www.pagina12.com.ar/21616-algo-habran-hecho

cablevision-nextel.jpg_591029220