Escozor en Ecuador: grupo de “periodistas” quemó un ejemplar de la Ley de Comunicación

 

Ecuador comunicación

La Unión Nacional de Periodistas del Ecuador, conocida por su activismo político en contra del gobierno del presidente Rafael Correa y que no duda en alinearse con los intereses de los más grandes empresarios periodísticos, realizó un acto público en el que consumó la quema en la ciudad de Quito.

   La Ley de Comunicaciones del Ecuador es una norma antimonopólica, que propició la multiplicidad de medios y voces y que, en consecuencia, fue y es resistida por la patronal y los sectores políticos más conservadores del país, en un debate y una tensión en ese sentido similar a la de la Argentina y, en cierta, forma, también a la del Uruguay.

   Una singularidad de la situación ecuatoriana está dada en que, por un lado, la Ley y sus principios centrales cuentan con mandato constitucional y respaldo de la población, pues surgieron de consulta popular.

   La otra es que la Unión Nacional de Periodistas es una burocracia gremial clásica, entregada a los intereses patronales, que hace elegir sus conducciones con cien votos entre los que en su momento fueron alrededor de mil afiliados, y tropelías similares.

   En ese contexto, el 5 de enero, día de celebración del día del periodista, los burócratas de la entidad asistieron a un acto con el alcalde de Quito, el dirigente derechista Mauricio Rodas, opositor al gobierno del presidente Rafael Correa, y en su transcurso quemaron el ejemplar de la ley, entre bromas y risotadas.

   Esa acción fue condenada por la agrupación de trabajadores de la comunicación Espejo Libertario, por tratarse de un hecho que “evidencia actuaciones fundamentalistas que se contradicen con una sociedad democrática y reflejan la falta de conocimiento de lo que contiene y significa la ley, la falta de reflexión y diálogo sobre las circunstancias históricas y el proceso que dio origen a su expedición”.

   El acto de odio de los burócratas de la entidad fue cometido en medio de la campaña electoral en curso y está en línea con los anuncios de candidatos opositores que sobre la Ley de Comunicación amenazaron, recuerda Espejo Libertario, con “botarla al tacho de la basura”.

   La ley atacada “es producto de un mandato del pueblo que consta en las transitorias de la Constitución de 2008 para hacer efectivo el derecho a la comunicación, un principio democrático consagrado en esa misma carta magna. Quemarla significa pretender incinerar ese mandato, negar el ejercicio de la democracia y optar por actitudes fascistas, cuya práctica ha dejado secuelas de sangre y muerte en nuestro continente y en el mundo”.

   El pronunciamiento completo de Espejo Libertario está disponible en este enlace:

http://espejolibertario.com/?p=2694