La Coalición rechaza avances hacia la concentración

 
 
Las sucesivas medidas que el gobierno nacional adopta, usurpando facultades del Congreso, para que Clarín se confirme como un grupo de concentración de medios y comunicaciones sin precedentes en América Latina, son rechazadas por la Coalición por una Comunicación Democrática.

 
   El foro que reúne a universidades, sindicatos, productores y emisores cooperativos y comunitarios, actores, músicos y directores, comunicadores y pueblos originarios, entre otros sectores, se pronunció contra las medidas del Ejecutivo que, desde diciembre de 2015, generan condiciones que “concentran en unos pocos grandes grupos el control de un sector estratégico para la economía, la cultura y la democracia”.
 
   Decretos que modifican leyes y resoluciones que modifican decretos van creando un desaguisado jurídico cuya finalidad única es permitir “la creación de Cablevisión Holding (Telecom, Cablevisión, Nextel, Personal, Fibertel, Arnet): el gran jugador del cuádruple play, sin rivales a la vista y con mercados asegurados en televisión por cable, telefonía celular, internet y telefonía fija en todo el  país”.
 
   No lo dice la Coalición, pero este conglomerado empresarial capaz de jaquear a los poderes de la democracia tiene otra parte sustancial en el control de Papel Prensa, la única planta elaboradora de papel para diarios del país, que Clarín obtuvo mediante acuerdos pergeñados entre 1976 y 1977 con el genocida Jorge Rafael Videla.
 
   La apropiación fue denunciada judicialmente por las víctimas de la apropiación, los herederos de la familia Graiver, quienes padecieron la represión ilegal para que cedieran sus derechos en Papel Prensa, cuyo control le permite a Clarín condicionar al conjunto de los medios periodísticos del país, como lo denuncian desde entonces varios de sus propietarios.
 
   Para cerrar el círculo, la Corte Suprema de Justicia acaba de avalar el sobreseimiento a los empresarios acusados de cometer esos delitos, Héctor Magnetto de Clarín y Bartolomé Mitre de La Nación. Confirmó así la decisión del juez Julián Ercolini, quien resolvió a favor de los acusados sin cumplir pasos elementales de la instrucción de la causa, como llamarlos a declarar.
 
   La Coalición advierte que “la criatura que alumbra la gestión del macrismo está apañada por el Enacom, un ente regulador de comando automático a las órdenes del gobierno y bajo el ala del ministerio de Modernización. También analizan nuevos decretazos para ‘compensar’ a Telefónica, DirecTV y Claro. Y en paralelo desmantelan todo vestigio de política pública de acceso gratuito como la Televisión Digital Abierta (TDA) y sus señales de contenidos, cuyos trabajadores están despidiendo en medio de un gran ajuste”.
 
   En efecto, el macrismo dispuso 180 despidos al 31 de diciembre de trabajadores de TDA, junto con el vaciamiento expreso de los canales estatales Encuentro, Paka Paka y DeporTV, con el manifiesto propósito de desarticularlos en beneficio directo de sus aliados del sector privado.
 
   El ataque al sistema de medios públicos que ejecutan Hernán Lombardi y sus colaboradores ya había incluido en el pasado el despido de trabajadores por razones políticas y la aniquilación de todo poder de incidencia de Radio Nacional y la TV Pública, arrastrados a niveles de audiencia insignificantes.
 
    La Coalición dice que “este fin de año nos encuentra denunciando la mayor concentración de medios audiovisuales y de infraestructuras de comunicación de América Latina. El Gobierno consagra posiciones cuasi-monopólicas mientras precariza el esquema regulatorio legal argentino con decretos o resoluciones que violentan leyes para satisfacer los negocios de un puñado de grandes empresas locales y transnacionales del mercado del entretenimiento, la información y la conectividad. Más aún, dispone con discrecionalidad de un recurso natural finito, escaso y estratégico, como el espectro radioeléctrico, para direccionarlo a la satisfacción del modelo de negocios de un  sistema cartelizado de cable, telefonía celular y conectividad de internet al mismo tiempo en que se niegan llamados a concurso para nuevos operadores que aportarían diversidad y pluralismo”.
 
   El pronunciamiento completo de la Coalición está disponible en este enlace: