La comunicación es parte de la baja intensidad democrática

Argentina vive una democracia de baja intensidad, por la reiterada restricción a derechos elementales de los ciudadanos y la violencia institucional que se despliega contra la población en un contexto de impunidad. Y la comunicación a través de los medios convencionales, dice el historiador y docente Diego Citterio, es parte de esa situación.

(Foto: María Eugenia Añon Fernandez)

   Una baja intensidad democrática se expresa por ejemplo, dijo el historiador que realiza labor docente e investigaciones en Jujuy, en los hechos del miércoles 24 de octubre en la Ciudad de Buenos Aires, cuando las fuerzas del gobierno lanzaron una operación represiva contra manifestantes frente al Congreso, después de montar una provocación, y persiguieron, golpearon, balearon y detuvieron a ciudadanos que estaban a decenas de cuadras del lugar de los hechos, sin ninguna participación en ellos.

   A esto siguió una estrategia de estigmatización de extranjeros impulsada por los sectores más retrógrados del país, con una sostenida escolta mediática.

   Frente a este tipo de situaciones, dijo Citterio al programa radial “Día 6”, de FM Conectar 91,5 de Jujuy, conducido por Gaby Tijman, “lo central es el grado que la sociedad tiene para desandar ese tipo de manipulaciones. Ese es el problema”.

   “Si nosotros tuviésemos una democracia mucho más consolidada, la sociedad estaría más fuerte a la hora de evitar la manipulación mediática, sea la que sea. El problema es cuando el nivel de debate es el panel de “Intratables”, los gritos, la descalificación, las acusaciones berretas, sin fundamentación ni prueba”.

   Ese marco es el que plantea el problema de “la intensidad de nuestra democracia, porque quiere decir que esa es la manera en que discute la sociedad, estigmatizando, marcando y señalando. Sin reflexión”.

   Citterio, también investigador del CONICET e integrante de la Unidad de Investigación en Historia Regional de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad de Jujuy, agregó que esa mecánica se despliega junto a otra, también en el plano de la comunicación, que es el mensaje de “la no discusión”.

   “No hay que discutir, no hay que confrontar, dicen. Claro, porque la única discusión que vemos es la que se da en la mesa de Mirtha Legrand y en el panel de “Intratables”, donde la gente se grita. Pero eso no es una discusión política. La discusión política es el debate de ideas. Lo otro es circo. Y a los emperadores romanos el circo les servía para dominar”.

   Una democracia de baja intensidad, insistió el académico, “es aquella donde las garantías no se cumplen”, como ocurrió con la manifestación del miércoles 24 de octubre para protestar por el presupuesto enviado al Congreso por el gobierno de Mauricio Macri, diseñado según las demandas del Fondo Monetario Internacional.

   En esa circunstancia, prosiguió, “se ve a un periodista aprisionado en el suelo con la rodilla de un policía, donde la cámara filma, y se ve cómo otro policía le pone una barreta para culpabilizarlo y estigmatizarlo, y que se diga que era alguien que estaba ejerciendo violencia, cuando no lo estaba haciendo. Con detenciones que se producen a 25 cuadras del lugar de los hechos, en una persecución de manifestantes que se estaban desconcentrando”.

   Asimismo, expresó Citterio, los contextos de crisis económicas como la que vive actualmente el país por las políticas del gobierno macrista, con recesión, aumento de la desocupación, pérdida de poder adquisitivo de los salarios e incremento de la pobreza y la indigencia, son “condiciones propicias para generar un discurso que puede terminar avanzando hacia restricciones democráticas”.

   Es ese contexto es que pusieron en marcha dispositivos xenófobos, como los que emanan del gobierno de Macri y sus aliados.

   El gobierno “ha llevado adelante ese discurso. Antes fueron los mapuches. Ahora son los extranjeros que estaban en la manifestación… El problema es cuando ese discurso se establece en la población”, advirtió.

   La entrevista completa fue reproducida en este espacio:

http://web.elsubmarinojujuy.com.ar/democracia-de-baja-intensidad-el-problema-es-cuando-el-nivel-de-debate-es-el-panel-de-intratables/