La corrupción que no aparece en los titulares ni es televisada

oxfam

La evasión y fuga de capitales que tanto practican los empresarios de los países en desarrollo es una de las causas directas de la pobreza y del no acceso de millones de personas a derechos elementales, como la salud, la educación y la vivienda digna, dice la organización internacional Oxfam.

   La afirmción es de Rosa Cañete Alonso, quien coordina la campaña Iguales de Oxfam, coalición de organizaciones internacionales que actúa en 90 países bajo el lema “trabajar con otros para combatir la pobreza y el sufrimiento”.

   Cañete Alonso habló de este tema con la agencia ecuatoriana Andes, pero sus palabras se aplican también a lo que sucede en la Argentina, donde es práctica común de los empresarios evadir impuestos y depositar sus fortunas en guaridas fiscales, comenzando por el grupo de la familia del presidente Mauricio Macri, él mismo responsable directo de esas acciones, que están siendo investigadas por la justicia.

   Los grupos empresariales que incurren en estos delitos son los que se ubican primeros en las denuncias de corrupción de los gobiernos que no controlan, para lo cual usan sistemas de medios de comunicación propios o aliados, como está constatado en Argentina, Brasil y otros países de la región.

   Campañas intensas de difusión de noticias y opiniones desplegadas por estos dispositivos que tienen posición dominante presentan a la corrupción como el problema económico fundamental de los países. Detestable y verdadera maldición en la vida política, esta corrupción no es, sin embargo, el motivo principal de la pobreza y la desigualdad, según varios estudios internacionales.

   Investigaciones realizadas en el ámbito de la Convención de la ONU contra la Corrupción demuestran que en los países en desarrollo las prácticas ilegales de los gobiernos causan en conjunto una pérdida de entre 20 mil y 40 mil millones de dólares anuales.

   Jason Hickel, profesor de London School of Economics de Londres, sostiene que esas cifras representan el 3 por ciento del total de los flujos ilícitos que salen de ese mismo conjunto de países. En dinero, la evasión empresarial representa cifras 25 veces superiores a las de la corrupción.

   Es sobre esa situación que Cañete Alonso, de Oxfam, dijo que “las empresas y las personas más ricas de una sociedad que se permiten esconder sus ganancias y riqueza en un paraíso fiscal, limitan la capacidad de un Estado para garantizar los derechos humanos”.

   Asimismo, “las empresas transnacionales han desarrollado esquemas agresivos que les permitan mover los beneficios de un lado a otro no pagando la porción que deberían en los países donde operan y producen”.  

   Para la campaña Iguales en América Latina, Oxfam desarrolló un informe, “Privilegios que niegan derechos”. El estudio demuestra, agregó, que residentes de América Latina y el Caribe acumulaban alrededor de 52.600 millones de dólares en las cuentas del banco HSBC en Suiza entre 2006 y 2007. Ese monto equivale al 24% del total de la inversión pública en salud del conjunto de la región”.

   Y se trata, advirtió, de “una pequeña foto fija de un solo banco, en un solo paraíso fiscal, para una única región y en un único año, apenas una pincelada de un problema sistémico”.

   La nota completa está disponible en este enlace:

http://www.americaeconomia.com/economia-mercados/finanzas/rosa-canete-alonso-de-oxfam-los-paraisos-fiscales-limitan-la-capacidad-de