La santa de la esperanza

Los columnistas políticos de Clarín despliegan este domingo 29 de julio descripciones que muestran a Vidal en acción por la crisis económica, sin que supuestamente su imagen se vea dañada por la corrupción en la campaña de Cambiemos. En cambio, Morales Solá en La Nación se concentra en su Mauricio y los “desestabilizadores”.

   Comida y plata, dispuso Vidal para enfrentar el aumento de la pobreza y la indigencia, porque ella, escribe Blanck, “no perdió tiempo lamentándose”. Una leona, como teclean los adherentes del gobierno.

   También en Clarín, Van deer Koy va en la misma línea. Vidal “se despega de Mauricio Macri”, con imagen positiva superior en 20 puntos. Y Cristina, dice, por primera vez está dos puntos arriba de Macri en imagen, a nivel nacional, según Poliarquía.

  Luego cita al equipo de la gobernadora, según el cual ella no está siendo impactada por la corrupción en la campaña de Cambiemos. Pero nada de esto significa, agrega, que la leona vaya a desafiar a Macri, de quien sigue como “incondicional soldado” y pensando en la reelección en Buenos Aires en 2019. Es que si ella saltara a la presidencial, habría un “vacío insoluble” en territorio bonaerense.

   Es decir, según estas líneas muy supervisadas por el alto mando clarinista, Vidal es necesaria en la provincia, porque al día de hoy, sin los votos bonaerenses que solo ella puede conseguir, Cambiemos no tiene destino a nivel nacional. Sin duda, esto explica el cuidado mediático extremo, rozando el ridículo, sobre los estropicios de campaña, identidades usurpadas, afiliados truchos y dinero de procedencia no determinada, acciones realizadas en dos campañas, 2015 y 2017, pero ella, nada sabía, jamás se enteró de nada.

   Y si bien en las expectativas electorales de Cambiemos el “silencio sepulcral” de Cristina no ayuda al oficialismo, sí apareció Luis D’Elía, celebra el columnista, con su mención al fusilamiento. “No pudo ser más oportuno” y por eso el macrismo piensa levantarle un altar en la Rosada, porque -dice- ayuda a reinstalar la asociación entre kirchnerismo y demonio.

   En el planeta Mauricio de Morales Solá, el tema no es ni la corrupción de Cambiemos ni Vidal. Es Mau y solo Mau, y “otra vez un clima destituyente”.

   Va con los argumentos de siempre, los que tecleó tantas veces. Cristina y Moyano quieren un gobierno sin Macri porque “los alejará de la cárcel, un destino cierto para ellos”. Y luego se dedica a una férrea defensa del decreto de Macri sobre las Fuerzas Armadas, como el diario hizo en su editorial, y como hicieron otros columnistas y escribas de cuarta, como Sirvén.

   La escolta mediática para la militarización no tiene descanso y no pasa solo por los opinadores oficialistas, tiene más componentes. Antes y después del anuncio, Infobae y Clarín trabajaron la hipótesis del “terrorismo de Hezbollah” en la Triple Frontera. Obviamente, las fuentes son de Estados Unidos.

   Infobae publicó además una declaración del Colegio de Abogados, cueva ultraderechista, contra los mapuche, culpables de “creciente violencia” y en medio de la “porosidad” de la frontera con Chile.

   El sábado, Jones Huala estuvo en tapa de Infobae, La Nación y Perfil. Infobae publicó una pretendida biografía de él al lado del título “qué hacer con las fuerzas armadas”.

   Las habituales cuotas de ridículo estuvieron repartidas:

   -Tres días de fotos gigantes en la tapa de Clarín con un ex astronauta, con turistas sufriendo calor en París y, más dramático pero lejos de Argentina, el drama de los africanos en Ceuta.

   -En La Nación, una columnista, Di Marco, dice que la Santa Vidal no solo está “angustiada” por la montaña de corrupción en la campaña, de la cual es ajena, como escribe todo el batallón, sino que incluso “está adelgazando”, pobrecilla. ¡Y viene de un divorcio!

   -En La Nación, Morales Solá se queja de los movimientos sociales que el jueves participaron de la protesta por el decreto de militarización. ¿Por qué participan, pregunta indignado, si no son un partido político? Un republicano, amante del debate democrático.