Lección de periodismo en torno de la desaparición de Maldonado

La frase “si no tienen qué poner, pasen música”, que Sergio Maldonado dirigió a los medios para reclamar que cesen inventos y mentiras sobre la desaparición forzada de su hermano Santiago, expresa de alguna manera una lección de moral periodística, sostienen Manuel Barrientos y Walter Isaía, en una nota en La Ventana, de Página/12.

   Los comunicadores toman esta expresión de Sergio Maldonado, pronunciada después del hallazgo del cuerpo de Santiago en el río Chubut, a casi ochenta días de su desaparición durante la operación represiva ilegal que la Gendarmería lanzó contra una comunidad mapuche.

   Sostienen en la nota que esa frase sintetiza un principio que “viene recorriendo todos los manuales de radio y periodismo desde hace años”.

   Y agregan que la expresión plantea una serie de preguntas para los comunicadores:  “¿Lo que tenemos para decir proviene de una investigación propia o es una imitación de lo ya dicho en otros medios? ¿Es relevante para las vidas de las y los ciudadanos, o es simplemente cáscara vacía? ¿Lo que tenemos para decir respeta la dignidad y los derechos de los familiares y sus víctimas, o es funcional a los intereses de poderosos y victimarios? ¿En qué contexto lo decimos? ¿Cuáles son nuestras fuentes de información? ¿Qué, quién, cuándo, dónde, cómo y por qué?”

   Para entonces, la familia Maldonado era objeto de toda clase de ataques lanzados por medios de comunicación que están ligados fuertemente al gobierno, al que pretendían encubrir y liberar de toda responsabilidad por la desaparición forzada. Así, fue acusada de no colaborar y hasta de obstruir a la justicia y de mentir, al tiempo que tenía que leer, ver y escuchar cómo se afirmaba que Santiago estaba paseando por Entre Ríos o por Chile,  o que se había “fugado”, o que “se hizo humo”, como escribió Clarín.

   La nota completa está disponible en este enlace:

https://www.pagina12.com.ar/71475-si-no-tienen-que-poner-pasen-musica