Lombardi, al defender despidos, agravió a senadores nacionales

El secretario de Medios Públicos, Hernán Lombardi, agravió a senadores de la Nación al comparecer el miércoles 18 de abril para exponer en comisión sobre los despidos que el macrismo impuso en Radio Nacional, al poner en duda su desempeño y sus propósitos. Esta vez reconoció que los despedidos sí fueron nombrados por concurso, pero adoptó la táctica de considerarlos inválidos.

   Lombardi, junto a los funcionarios del macrismo que designó, se jactó de haber mantenido a directores de algunas radios del sistema público por su “profesionalidad”, y dio ejemplos concretos, pero al mismo tiempo defendió los despidos de otros porque se trata, dijo, de “cargos jerárquicos”.

   Esta doble moral fue exhibida por el funcionario al comparecer ante la Comisión de Medios del Senado, a cuya titular, Liliana Fellner, tildó de “demagoga”, y la acusó de manipular la sesión y de llevarla “al bochorno”. Cuando otro senador nacional, Ruperto Godoy, pidió que fueran escuchados los trabajadores despedidos, Lombardi y senadores oficialistas reaccionaron airadamente, oponiéndose a esa posibilidad.

   Fellner les recordó que la deliberación estaba haciéndose en el Congreso de la Nación, el lugar por excelencia para la libre expresión y en el que sus miembros, los legisladores, tienen la obligación de escuchar a toda la ciudadanía.

   Lombardi, el presidente de Radio y Televisión Argentina, Miguel Pereira, y la directora de Nacional, Ana Gerschenson, despidieron a comienzos de abril a 21 trabajadores del sistema con el argumento de que habían sido directores de la gestión anterior, lo que a su criterio amerita echarlos por más que se trata de personas que accedieron a integrar la planta permanente mediante concursos.

   Sobre ese punto, el funcionario macrista esgrimió esta vez el argumento de que esos concursos fueron amañados.

   Cuando varios senadores querían formular preguntas, Fellner dio la palabra a uno de los trabajadores afectados, quien dijo a nombre del grupo que los concursos se realizaron según el procedimiento previsto, de manera pública, y que en su transcurso no hubo ninguna impugnación.

   También explicó que ninguno de los directores concursados en la gestión anterior intentó continuar en el cargo. Todos lo cedieron, explicó, a los nombrados por Lombardi y Gerschenson, y pasaron a cumplir funciones periodísticas, en muy diversos roles. Así, ninguno siguió cobrando un suplemento por la función directiva, por lo que tienen salarios como el resto de los trabajadores, acordes a la ley vigente.

   También mencionó la eliminación de la programación local en la mayoría de las emisoras, y que varios espacios fueron censurados por razones únicamente políticas.

   Al final de la sesión, Fellner apeló a la “bohonomía” de Lombardi para que explicara con sinceridad los motivos de los despidos, a lo que el funcionario volvió a la frase de que son “funcionarios políticos” y reiteró la acusación de “demagogia”.

   La senadora por Jujuy cerró el encuentro diciendo que en su extensa trayectoria legislativa jamás un funcionario del Poder Ejecutivo le había hecho acusaciones como las expresadas por Lombardi.

   Ya por la noche, Fellner declaró a C5N que, concluida la reunión, el senador nacional por Tierra del Fuego Julio César Catalán Magni fue increpado y empujado en los pasillos por Fernando Subirats, gerente periodístico de Radio Nacional.

   El legislador había pedido a Lombardi que no desmantele a las radios en las provincias y que cese el achicamiento de su programación local, dado que es un servicio esencial para las poblaciones.

   Fellner informó que este individuo dio un empellón a Catalán Magni por sus preguntas, por lo que anunció que planteará una cuestión de privilegio.