Los medios son todos públicos

El docente e investigador de la Universidad Nacional de Cuyo Roberto Follari desafía el discurso de época que pretende que los medios de comunicación en manos de empresas privadas se desliguen de toda obligación con el Estado y compromiso con su condición de servicio público.
 


   Follari trata este tema en una nota en la sección La Ventana del diario Página/12. En ella, sale al paso de la postura que apila exigencias de toda clase para los medios públicos, con pretensiones de “neutralidad” y pluralismo, a la vez que deslinda responsabilidades de los privados en cuanto a la incidencia y trascendencia social de sus discursos, de sus informaciones y sus opiniones.
 
   La crítica no sólo da de lleno en el doble discurso de los medios comerciales -que además, recuerda, en buena parte se financian con dinero del Estado-, sino también en las políticas que impone Mauricio Macri desde diciembre de 2015.
 
   En efecto,  el gobierno macrista creó condiciones para fortalecer aún más la posición hegemónica de los grupos privados de medios que lo sostienen, comenzando por Clarín, al que dio innumerables beneficios, al tiempo que lanzó el vaciamiento y desarticulación progresiva del sistema de medios públicos, a los que pone en peligro con políticas que arrollaron los índices de audiencias que tenían, hasta reducirlas a porciones verdaderamente ridículas.
 
   Con un discurso meramente oportunista, a favor de un supuesto “periodismo” que sería neutral en lo político -algo que el cotidiano escuchar y ver arroja por tierra-, lo que ocurre es que, dice Follari, la élite gobernante no precisa de los medios públicos porque se apoya y responde a los empresarios privados del sector y su multiplicada red de intereses.
 
   La nota completa está disponible en este enlace: