Mentiras y censura en Télam

Algunos editores de la agencia Télam -y jamás sus trabajadores- cambiaron las declaraciones de la cantante Lidia Borda, “ajustaron” la paritaria de los metalúrgicos a la pauta oficial e ignoraron la jornada de lucha en la Televisión Pública durante meses. 

  
Por Alberto Ferrari
 
   Esa es la verdadera agencia “independiente” de las “dos campanas” y “todas las voces” que prometió el ministro Hernán Lombardi. Una promesa que se ha ido diluyendo y que pertenece al pasado, en la medida en que la gravedad de la crisis económica y social impide seguir barriendo la basura bajo la alfombra.
 
   Los trabajadores de Télam y el sindicato SIPREBA  denunciaron la censura en el servicio informativo de la agencia al bloquear durante tres meses la difusión de noticias sobre el conflicto en la Televisión Pública o “con la grotesca y absurda corrección de las declaraciones de una artista que criticó la política cultural”.
 
   Los “periodistas profesionales” que dirigen la agencia “se tomaron la gentileza de cambiarle sus declaraciones” a la cantante, explicaron.
 
   Los trabajadores de Télam y el SIPREBA  detallaron que la cantante de tangos destacó la dificultad de su trabajo en “un momento muy oscuro de la realidad económica y cultural” y que existe un movimiento artístico de enorme riqueza pero “no estímulos desde el Estado”.
 
   Los funcionarios editores de la agencia suprimieron el título “hay un panorama oscuro de la realidad cultural”, al igual que parte de las declaraciones de la cantante.
 
   “Otra forma de ejercicio periodístico de los practicantes de Hernán Lombardi es acomodar la realidad a las expectativas públicas del gobierno”, señalaron los trabajadores de Télam.
 
   “Y si la pauta paritaria ‘oficial’ es del 15 por ciento. Que así lo sea y que ni la verdad lo desmienta”, ironizaron.
 
   Así pasó con la paritaria de la Unión Obrera Metalúrgica. Se firmó un aumento del 18,5 por ciento que Télam eligió reflejar de 15 puntos. Y ante la difusión gremial (en otros medios) de que el acuerdo alcanzaba el 18.5, Télam se preocupó por reflejar la voz de un “vocero”, jamás identificado, del Ministerio de Trabajo, que insistió que 18 es igual a 15. El cable completo de la agencia oficial con el falaz 15 por ciento se sostuvo exclusivamente en una fuente anónima.
 
   En un tercer episodio revelador de la verdadera línea editorial de la agencia en teoría estatal, o sea de todos los argentinos, se censuraron durante tres meses las noticias referidas al conflicto en la Televisión Pública.
 
   En la “depuración” de las declaraciones de Lidia Borda,  “el acto de censura, ejecutado por el ‘coordinador’ Maximiliano Tomas, expresa lo acotado del criterio de ‘pluralidad’ que maneja la agencia pública, aun en informaciones que obviamente no pueden conmover ninguna posición para el gobierno”, apuntaron los trabajadores y el SIPREBA.
 
    Tomas “coordina”, sin escribir (porque -así lo dice- reserva su “pluma” para las páginas de La Nación), las secciones Cultura y Espectáculos, en las cuales “persevera, atento, en la misión de custodiar a los gestores culturales oficiales y privados de los que es vocero”, denunciaron los redactores de Telam.
 
   “Ante estas prácticas, que se repiten día a día a toda hora, cobra enorme valor cada vez que los trabajadores acotamos, a fuerza de la organización, los recortes informativos que sufre el servicio”, destacaron los trabajadores.
 
   La Comisión Gremial Interna (CGI) de Télam denunció que “este tipo de maniobras significan un claro acto de censura, que está muy lejos de la pluralidad de voces por la que el ministro Lombardi dice trabajar”.
 
   “Exigimos trabajar en una agencia que sea de verdad plural, democrática y federal, y no al servicio de los intereses del gobierno de turno´”, enfatizaron a través de un comunicado.
 
   La Comisión Gremial Interna llama “a las compañeras y compañeros a profundizar nuestra defensa del servicio; con más organización, sin temor a exponer cada material recortado, sin miedo a señalar a los censores que, impunemente, a la vez, se postulan como los garantes de la libertad de expresión”.
 
   La defensa de la calidad informativa y la independencia de los periodistas de Télam de los poderes políticos de turno es el tema de la Asamblea General de trabajadores convocada para el jueves 17 a las 13.45, en el 6to piso de Belgrano 347, justamente el centro de decisión de los contenidos de la redacción.