Opresión y manipulación

La concentración del poder económico, político, cultural, requiere de sistemas opresivos, exterminadores, desaparecedores. Esto conlleva automáticamente la restricción profunda de la libertad de expresión, advierte la antropóloga Marta Riskin –integrante de COMUNA- en una nota en Página/12.

   “Prestigiosos intelectuales proporcionaron pruebas inobjetables acerca de las estrechas relaciones entre la concentración económica y el fomento de las discriminaciones, demostrando que la apropiación de injustos privilegios siempre ha sido precedida por la deliberada instauración de demonios” dice la nota publicada en la sección La Ventana.

   Los fanáticos, prosigue, “operan con astucia”, y así, “mientras el Estado custodia la multiplicidad de medios de comunicación, pedirán disculpas por ‘involuntarias’ ofensas y, ante el menor desequilibrio, avanzarán sobre la libertad de expresión, acosarán a grupos preseleccionados y tomarán de rehén a la democracia”.

   La nota completa está disponible en este enlace:

   https://www.pagina12.com.ar/69891-derechos-humanos