Otro crimen de la policía, con encubrimiento mediático

Policías tucumanos asesinaron por la espalda a un niño de 12 años, en aplicación directa del modelo de acción alentado por el presidente Mauricio Macri y su ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Como en los casos anteriores, el asesinato es rodeado con una operación mediática que oscila entre el ocultamiento del hecho y la denigración de la víctima.

   El hecho ocurrió el jueves 8 de marzo en San Miguel de Tucumán, cuando dos adolescentes fueron baleados por policías cuando circulaban en una moto, tras asistir a unas “picadas” habituales en la ciudad. La información comenzó a circular la noche de ese día y durante el viernes, pero en las portadas del sábado de los diarios de distribución nacional fue excluido.

   En efecto, Clarín, La Nación, Crónica, Diario Popular y Perfil no lo mencionaron en tapa, aunque algunos de ellos sí dedicaron espacio a otros hechos de violencia o de la sección “policiales”. Así, entre los periódicos que se distribuyen supuestamente en todo el país, la única excepción fue Página/12, que sí incluyó un título pequeño en su portada.

   En la mañana del sábado, además, la publicación en línea Infobae, que se jacta de ser muy visitada, no ofrecía ninguna referencia sobre el asesinato del niño, Facundo Ferreira, de 12 años, entre las decenas de títulos y notas de su página principal.

   Lo mismo hacían las versiones en línea de Clarín y La Nación, en los que se podía dar con el crimen cometido por los policías tucumanos después de hacer una búsqueda expresa, algo totalmente infrecuente en la mayoría abrumadora de los lectores.

   Por la tarde del sábado 10, Clarín, La Nación, Infobae, Télam, Radio Nacional y TV Pública seguían sin un solo texto sobre el tema en sus páginas principales, desde sus cabeceras hasta el final al pie, lo cual en algunos de ellos puede incluir hasta cien títulos. La excepción a esa hora eran otra vez Página/12, que le dedicaba el título principal, así como el portal noticioso Infonews. En tanto, Tiempo Argentino lo incluyó entre sus títulos de primera línea.

   La mayoría del sistema mediático, que trabaja a favor de los intereses del gobierno, pretende así quitarle visibilidad a un tipo de acción policial que Macri y Bullrich respaldaron abiertamente en el caso del asesinato cometido por el policía bonaerense Luis Chocobar en el barrio de La Boca, a comienzos de diciembre de 2017.

   En aquél hecho, el presidente y la ministra recibieron oficialmente al acusado y lo felicitaron, al tiempo que atacaron duramente al juez que lo procesó, en contradicción directa con el alegado “respeto a la justicia independiente”.

   En sus notas en línea el sábado por la tarde, a las que solo se podía llegar mediante búsquedas expresas, Clarín y La Nación dieron supremacía a la versión policial, habitual para este tipo de asesinatos: la víctima iba en actitud “sospechosa”, ante un supuesto requerimiento comenzó a escapar en una moto junto con un amigo, que también fue baleado y quedó herido, y luego los adolescentes empezaron a disparar, por lo que los agentes se vieron “obligados” a responder al fuego.

   Le dieron mucho menos espacio a relatos alternativos a la versión oficial, como que en las primeras horas posteriores al hecho había trascendido que la justicia había encontrado solo indicios de los disparos policiales. Asimismo, comenzaron a multiplicar versiones que definían a la víctima como vinculada con actos delictivos.

   Además, censuraron la toma de posición de una ONG local, Abogados del Noroeste en Derechos Humanos, que informó que el niño fue blanco de una práctica de las calificadas como “gatillo fácil” y que es la cuarta víctima de este tipo de acción policial en Tucumán en lo que va de 2018.

   El encubrimiento mediático a las acciones criminales de las fuerzas represivas tiene gran intensidad, como se observa en los casos de la muerte de Santiago Maldonado, en agosto de 2017 cerca de Esquel, quien según dictamen forense se ahogó en el río Chubut cuando escapaba a una operación represiva ilegal de la Gendarmería Nacional. Los medios oficialistas dieron gran espacio a las mentiras de la ministra Bullrich, quien negó que Maldonado estuviera en el lugar de los hechos, y montaron operaciones para hacer pensar que paseaba por otros lugares del país. Un columnista de Clarín, Eduardo Van der Kooy, llegó a escribir que Maldonado se había “esfumado”.

   Estos medios ultraoficialistas también intentan blindar al gobierno en el caso del asesinato de Rafael Nahuel, el joven mapuche baleado por la espalda por la Prefectura Naval en la zona del Lago Mascardi, cerca de Bariloche, a fines de noviembre. La ministra Bullrich llegó a hablar de un supuesto tiroteo, con armas de gran calibre usadas por Nahuel y otros mapuche, lo cual resultó totalmente falso.

   Las causas para establecer las responsabilidades por las muertes de Maldonado y Nahuel y dictar las sentencias correspondientes no ofrecen avances significativos, en medio de denuncias de interferencias groseras de las autoridades nacionales ante los jueces que las tienen a cargo.