Otro retroceso de la libertad de expresión y del derecho a la información en la era Macri

El retroceso de la libertad de expresión y del derecho del público a informarse y a recibir opiniones diversas se profundiza aceleradamente en la Argentina con más cierres de medios y despidos en el sector, en una embestida que hoy viernes 17 de noviembre volvió a tomar como blanco predilecto a Víctor Hugo Morales, echado del canal C5N.  

  
 
   El periodista, escritor y relator había sido uno de los primeros objetivos políticos apenas asumió el gobierno del empresario Mauricio Macri en diciembre de 2015, cuando fue despedido de Radio Continental, donde conducía el segmento con más audiencia de la emisora.

   Este despido se concreta al cabo de una sostenida campaña de los conglomerados de medios que sostienen al régimen macrista contra el grupo empresario que era propietario del canal, campaña que también tiene como blanco a las muy pocas radios, diarios y canales de televisión que publican informaciones y opiniones que no son del agrado del oficialismo.

   Mientras en estos artículos, publicados diariamente, se imputa un sinfín de irregularidades a los propietarios de estos medios, para presentarlas como la única razón de las dificultades que afrontan, el grupo dominante en el país, Clarín, está cerrando la agencia de noticias DYN y dejando a cien familias sin sustento.

   La pérdida para la libertad de expresión y el derecho a la información es arrasadora para la Argentina, privada sucesivamente de voces disidentes a las que dominan la comunicación, al servicio del macrismo. En un sistema de medios que busca el absolutismo a favor de la élite gobernante y cada uno de sus intereses, Víctor Hugo Morales es una presencia desafiante.

   Su despido de C5N se suma a una lista interminable, que en esa misma emisora había incluido a Roberto Navarro, de quien molestaban sus denuncias de corrupción de personeros del régimen macrista. Meses atrás, también por razones políticas, habían sido echados trabajadores del sistema público de medios, víctimas de la intolerancia y el atropello cometidos por Hernán Lombardi y sus secuaces.

   Comunicadores de la Argentina repudia cada una de estas acciones que tienen como única finalidad privar a los argentinos de recibir informaciones y opiniones plurales. La carencia progresiva de ese bien es otro de los elementos que confirman que el país retrocede peligrosamente en el ejercicio de las libertades y del Estado de Derecho.

                                                           Buenos Aires, 17 de noviembre de 2017