“Parece que los grupos económicos redactan normas y los funcionarios se limitan a refrendarlas”

 

Diego Rossi, especialista en políticas de la comunicación y profesor de la UBA, analizó en diálogo con ámbito.com la fusión de las empresas Cablevisión y Telecom, aprobada el pasado viernes, y cuestionó la actitud del Gobierno en términos de regulación del mercado, pero también a varias fuerzas de la oposición, mientras que advirtió por la mayor concentración del sector.

Publicado en Ámbito Financiero el 3 de Julio de 2017

 
“Forma parte de la campaña paso a paso que comenzó en 2015 y con los compromisos que adoptaron varias fuerzas políticas con los principales propietarios de infraestructura de telecomunicaciones y de medios audiovisuales”, sostuvo Rossi. Y profundizó: “Este compromiso no tiene que ver con la apertura de la competencia como el discurso oficial se empeña en remarcar, sino que tiene que ver con un modelo de negocios que por supuesto lleva a la convergencia, al cuádruple play como punto de llegada, y en ese paso a paso lo que se fue resignando es la capacidad regulatoria del Estado y de ser un actor de la política pública en términos de prestador de servicios mayoristas y la resignación de capacidades de control de posición significativa de mercado”.

Para Rossi “cualquier análisis sobre la fusión de Cablevisión y Telecom no puede ser económico puro sino que tiene que entender que más allá del discurso que haya utilizado el Gobierno hay varias fuerzas políticas que determinan que el camino casi unívoco a seguir sea el de reconfigurar la relación de fuerzas y de volver a un esquema de desregulación que se usó en los años 90”.

En ese sentido, el experto comparó la situación con la de México donde empezaron a regular el mercado y consideró que “acá estamos en una situación de retroceso”. “El que lo quiere analizar solo como una cuestión económica es muy ingenuo”, sintetizó.

“Este es un libreto que vino escrito, parece que los grupos económicos también redactan normas y los funcionarios de turno se limitan a refrendarlas“, señaló Rossi, quien además calificó el nuevo panorama en el sector “peligroso”. “En términos económicos se le suma una situación de una concentración tal que resulta intolerable en la posición significativa de mercado que ocupa esta fusión”, analizó. Y consideró que el Gobierno puso “el Estado al servicio de ellos”.

“Si fuera un signo de nacionalismo es totalmente trasnochado. Es una retirada con socios estratégicos que les cubra el corto y mediano costo de la política”, señaló. Y agregó que “si el debate es que tenemos que tener una burguesía nacional comprometida con el desarrollo, me pregunto por qué el prime time tiene novelas turcas y por qué hay gente desocupada en el campo de lo audiovisual”. “Si estuvieran preocupados por el desarrollo darían trabajo y no estaríamos pasando por esta crisis en el sector”, añadió.

La fusionada empresa Telecom-Cablevisión tendría unos 30 millones de clientes, y sería la primera organización que actuaría dentro del sistema conocido como cuádruple play, si las autoridades aprueban la operación, dado que se suman 27,4 millones de accesos de la operadora a los 3,5 millones de clientes del cableoperador, de acuerdo a los números difundidos por ambas empresas en marzo pasado. Rossi remarcó que actualmente un hogar argentino gasta más del 10% de sus ingresos para tener los servicios de cuádruple play. “Cada vez se paga más por el uso de los servicios y el cuádruple play está terminando de consolidar movimientos empresariales”, señaló.

Para Rossi esta situación en otros países “no se aprobaría o por lo menos iría a debate”, y consideró que “el Enacom es el organismo que tiene que debatir defensa de la competencia pero es el mismo organismo que permite que esto suceda, hay un sin sentido”.

Por otro lado, cuestionó la actitud no solo del Gobierno sino también de parte de la oposición. “Uno recuerda discursos de los candidatos de Cambiemos, del Frente Renovador, sobre qué hacer con el futuro de las telecomunicaciones en Argentina y esos son los compromisos de base de los que estoy hablando. En las elecciones pasadas se debatió si desmontar una estructura para montar otra y ese creo que es el avance que han logrado en términos de lo que ellos creen que es un avance”, expresó.

“Más de una cuestión de favores es una decisión ideológica y con guiños desde el otro lado de como caracterizar esta megafusión como si fuese una cuestión inevitable, posible y necesaria (…) Por eso hablo de acuerdo de fuerzas políticas, no solo del macrismo, que no saben, que no entienden o que no quieren defender una cierta autonomía del Estado frente a los intereses de poder mediático”, dijo Rossi. Y disparó: “Hay una alianza compleja de intereses, donde el Gobierno asuma más la cabeza, y otros dejan hacer”.

Rossi concluyó: “Me parece un error discutir comunicaciones convergentes cuando lo que están haciendo es matando las políticas audiovisuales y derivando a cuestiones muy rentables, que nadie le discute su tasa de ganancias, como es el negocio de la infraestructura de las telecomunicaciones e internet en la Argentina”.

Enlace original: “Parece que los grupos económicos redactan normas y los funcionarios se limitan a refrendarlas”