Persecución en Radio Nacional: 21 trabajadores son despedidos por razones políticas

Veintiún trabajadores de planta permanente de Radio Nacional de todo el país fueron despedidos por las autoridades de la emisora, en un claro acto de persecución ideológica dado que habían sido directores, algunos aún lo eran, durante la gestión anterior. Comunicadores de la Argentina (COMUNA) reclama su reincorporación inmediata, ya que en ningún caso se trata de despidos con causa fundada y justificados en las leyes vigentes.

Gran parte de estos trabajadores de prensa habían ingresado a las emisoras de Radio y Televisión Argentina Sociedad del Estado (RTA SE), que posee 49 en todo el país, por concurso, uno de los reclamos que falsamente usó Cambiemos en campaña y que abandonó cuando comenzó su gestión a golpe de despedidos en la administración pública y de incorporaciones decidas por fuera de aquél procedimiento legal. 

 

COMUNA repudia con toda la fuerza esta persecución y la hipocresía del gobierno de Mauricio Macri y de sus funcionarios del área de los medios públicos, encabezados por Hernán Lombardi y, en Radio Nacional, por Ana Gerschenson. Ellos declaran defender la libertad de expresión, un derecho del que estamos siendo privados todas y todos los argentinos con cada una de las medidas tomadas en los medios de comunicación pública para ocultar la realidad agobiante que vive el país: despidos, depreciación del salario, inflación, represión, hostigamiento permanente a los jóvenes por parte de las fuerzas policiales, saqueo de las arcas del Estado a través de la bicicleta financiera y acuerdo con los fondos buitre, destrucción de la industria nacional, acuerdos con beneficio directo a la casta presidencial y sus amigos, manipulación alevosa de la justicia y persecución política a los adversarios, cuya máxima expresión es la detención ilegal de la dirigente Milagro Sala. 

 

Con medios de comunicación defendiendo los derechos del pueblo estas noticias estarían en boca de los y las argentinas, pero son ocultadas por los medios públicos y por los privados que son aliados estrechos del gobierno macrista, que los beneficia directamente incluso modificando leyes por decreto, como es evidente en el caso del Grupo Clarín.

 

Buenos Aires, 12 de abril de 2017