Planes comunitarios de acceso a tecnologías en la Villa 20 de Buenos Aires y en La Quiaca

atalaya-sur

El programa Atalaya Sur, de acceso a la tecnología y de ejercicio efectivo del derecho a estar conectado, está en curso en la Villa 20 de Buenos Aires, un sector habitado por 30 mil personas descuidadas por las grandes corporaciones del sector.

   El proyecto es realizado por la agrupación Proyecto Comunidad, que además se propone una acción similar en La Quiaca, provincia de Jujuy, llamada Red Social Chaski.

   Atalaya Sur, explicaron integrantes de Proyecto Comunidad a pedido de COMUNA, “es un proyecto que tiene por misión la apropiación popular de la tecnología por parte de los sectores históricamente más postergados de nuestro país”. Se propone como “una herramienta fundamental para la inclusión social, el acceso y la producción de conocimiento”.

   La sola existencia de este tipo de intervenciones pone en evidencia la falacia, transmitida y repetida por el discurso dominante, sobre que las tecnologías de la comunicación y la información (TICs) se expanden sin límite ni frontera, y terminan llegando inexorablemente a todo habitante de la “aldea global”.

   En realidad, se trata de un sistema de reproducción de la inequidad, al ampliar la “brecha digital”, porque multiplica “desigualdades estructurales ya existentes en nuestra sociedad”.

   Frente a ello, Atalaya Sur se asienta en tres ejes: “luchar por el derecho a conectividad de las poblaciones que actualmente no acceden a internet o lo hacen en forma restringida, democratizar la producción de contenidos y discursos en la web y desplegar vocaciones tecnológicas a través de talleres de robótica y programación, mejorando así las condiciones de educación y empleo”.

   En el caso de la Villa 20 del barrio de Lugano, habitado por familias que padecen vulneraciones a sus derechos económicos, sociales y culturales, Proyecto Comunidad puso en marcha una red WIFI comunitaria, “mediante un proceso participativo y colaborativo”.

   Explicaron que en etapas sucesivas se fueron sumando otras instituciones, como la Universidad Tecnológica Nacional, el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, organizaciones sociales, docentes y estudiantes, todo ello con “fuerte protagonismo de jóvenes y vecinos del barrio”.

   Los organizadores describen así los pasos dados:

 

1- Un estudio de prefactibilidad para el diseño de la estrategia.

2- Gracias a una solución técnica que combina fibra óptica y radiofrecuencia logramos la conexión del centro comunitario.

3- Llevamos a cabo un proyecto piloto de red de WIFI comunitaria que alcanzó a un primer conjunto de 10 familias.

4- Sobre la base de esa experiencia, desarrollamos una red de WIFI pública y gratuita, permitiendo la conectividad de toda la villa.

5- Una plataforma virtual para promover la participación de los vecinos y vecinas, generando un espacio público de circulación de información, opiniones y contenidos culturales.

 

   La Red Chaski, en La Quiaca

   La Quiaca, Jujuy, en la frontera con Bolivia, cuenta con unos 16 mil habitantes. Las empresas de telecomunicaciones no realizan allí las inversiones necesarias, porque el lugar no ofrece el nivel de rentabilidad que es su objetivo excluyente. Así las cosas, el acceso a internet es muy limitado.

   “La provisión para la totalidad de los habitantes es de 8 megas, lo que significa que solo un sector muy reducido de la población puede contratar un servicio de muy baja calidad y a muy alto costo”, explicaron a COMUNA integrantes de Proyecto Comunidad.

   La organización elaboró una propuesta para conformar una red social, con una intranet comunitaria, que “se irá ampliando con la llegada progresiva de internet”.

   La Red Social Chaski “permitirá la difusión solidaria de contenidos educativos, tecnológicos, culturales y la comunicación de los habitantes de la Ciudad. Los usuarios podrán generar y compartir contenidos propios, y a la vez socializar materiales a los que hayan podido acceder desde internet durante conexiones circunstanciales. El objetivo es generar mediante las herramientas disponibles un medio de comunicación local con una fuerte impronta educativa, tecnológica y cultural”.

   Este proyecto está en desarrollo con “equipos especializados en software libre”, explicaron.

   El nodo principal estará en la escuela pública de gestión social CEIJA IDEAR de la Asociación Educativa, Cultural y Deportiva Abogado Manuel Belgrano. “Allí se alojará un servidor con todos los contenidos que los usuarios compartan, así como la antena principal desde la que se generará la intranet mediante equipos de radiofrecuencia ubicados en diversos puntos de la ciudad”.

   Proyecto Comunidad tiene un espacio en internet donde informa de sus actividades y sus principios:

http://www.proyectocomunidad.com/atalaya-sur/