Un programa de Elizabeth Vernaci se quedó sin aire

En medio de una semana colapsada por operaciones mediáticas, como la de “los cuadernos”, y por la muerte de una maestra y un auxiliar en la Provincia de Buenos Aires por explosión por escape de gas, y el atentado contra el teatro ND Ateneo durante el estreno de la película “El camino de Santiago”, otra voz quedó fuera del aire, la de la conductora Elizabeth Vernaci, “La Negra”.  

“La palabra es política”, dijo Vernaci, quien el martes pasado, en plena emisión de su programa en Radio con Vos anunció que se iba. Explicó que los dueños de la emisora le habían sugerido la desvinculación de su compañero Humberto Tortonese, a lo cual se negó.
 
“Cuando te van sacando otras voces te están diciendo qué tenés que escuchar. Eso es lo jodido. Pero la resistencia también es interesante, aparecen nuevas formas y nuevos lugares donde decir las cosas. Los que tienen algo para decir van a buscar la forma. La palabra se abre camino cuando alguien tiene algo para decir”, precisó.
 
Posiblemente, en una semana menos convulsionada, su alejamiento de la emisora y la fuerza de sus declaraciones habrían impactado con mayor contundencia, dada la importancia de esta conductora en la comunicación en la Argentina. Vernaci destacó que con su partida probablemente la radio recibirá más pauta publicitaria, incluyendo al gobierno, que está acusado de favorecer con sumas millonarias a los medios que lo apoyan.
 
“Hay más plata para callar que por hablar”, aseveró la conductora, quien también sostuvo que hasta su último programa manifestó lo que quiso, sin que hubiera presión de ningún tipo sobre los contenidos de Black & Toc, que se emitía por Radio Con Vos.
 
La acción de Vernaci de no aceptar la exclusión de un compañero para autopreservarse en tiempos en los que escasea el trabajo en los medios de comunicación fue señalado por Marcos Zimmerman en una nota de El Cohete a la Luna del domingo 5.8: “La Negra desafió una vez más al sistema todo. Y lo desafió con la única arma ante la cual el sistema carece absolutamente de defensa: la dignidad”.