Repudio a la represión a periodistas en Buenos Aires

Trabajadores de prensa de medios públicos fueron atacados y reprimidos el jueves 20 de diciembre por la policía en el centro de Buenos Aires, cuando reclamaban pacíficamente para pedir por la apertura de negociaciones paritarias, ya que sus salarios fueron congelados arbitrariamente por el gobierno macrista.

(Foto: Federico Imas) 

   Comunicadores de la Argentina (COMUNA) repudia la represión que la policía lanzó contra las y los trabajadores de prensa que se manifestaban frente al Centro Cultural Néstor Kirchner de la Ciudad de Buenos Aires, donde ocupa oficinas el jefe del Sistema de Medios Públicos, Hernán Lombardi.

   La acción represiva fue lanzada cuando la manifestación transcurría en calma, incluso después de que, a pedido de agentes de tránsito, los manifestantes habían aceptado liberar un carril de la avenida Corrientes, entre Leandro N. Alem y Bouchard, que habían ocupado para expresar sus reclamos.

   La manifestación, que contó con trabajadores y trabajadoras de la agencia Télam, Radio Nacional y la TV Pública, apoyados por integrantes de otros medios y representantes de organizaciones como ATE, fue convocada por el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba) ante el congelamiento salarial impuesto arbitrariamente por Lombardi y sus colaboradores.

   Estos funcionarios del macrismo vienen aplicando una política rigurosa de destrucción de los medios públicos, con despidos, censura y reiterados actos de persecución ideológica. Así ocurre en Télam, Radio Nacional y la TV Pública, con una baja generalizada de las audiencias (Lombardi se anotó el récord histórico de 0.0 de sintonía en el canal estatal) y reducción drástica de la presencia y las capacidades de esos medios.

   Esta política no puede ser entendida sin tomar en cuenta la relación estrecha del gobierno de Macri con los más grandes grupos de medios privados del país, empezando por Clarín y La Nación, a los cuales viene beneficiando con medidas expresas desde que asumió.

   Comenzó con la modificación por decreto de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual apenas asumió, en diciembre de 2015, y llega al miércoles 19 de diciembre de 2018 con la aprobación parlamentaria, por el oficialismo y los partidos que respaldan sus políticas principales, de una ley a medida de los propietarios de Papel Prensa, que son Clarín y La Nación, para que manejen a discreción el precio del papel para diarios en lugar de garantizar su provisión en igualdad de condiciones para todas las publicaciones del país.

   El Sipreba dijo en un pronunciamiento que las y los trabajadores de los medios públicos fueron atacados cuando reclamaban contra el congelamiento salarial.

   “Sin que mediara ningún motivo fuimos gaseados con gas pimienta y apaleados por personal policial de la guardia de Infantería. Eran muchos (unos 150), estaban fuertemente armados y actuaron con mucha violencia. No estaban identificados. Nuestra manifestación fue completamente pacifica: fuimos rodeados y atacados sin motivo alguno”, explicó.

   El sindicato responsabiliza al gobierno nacional y al de la Ciudad por esta acción. “Exigimos que Patricia Bullrich y Diego Santilli den explicaciones por la violencia desplegada por las fuerzas policiales”.

   Poco después de la acción represiva El Destape informó que la directora de Radio Nacional, Ana Gerschenson, renunció a la dirección de Radio Nacional.

   Aunque la funcionaria macrista expresa “orgullo” por la gestión realizada, ignorando los despidos y el achicamiento generalizado del sistema de Radio Nacional de la que fue ejecutora y cómplice, expresa en una carta: “No puedo acompañar la decisión de no otorgar una paritaria en un año difícil como el que termina”.

 

                                   Buenos Aires, 20 de diciembre de 2018