Repudios en todo el país a las autoridades de medios públicos

Organizaciones de la comunicación, universidades, sindicatos y partidos y movimientos repudiaron los despidos por razones políticas de 21 trabajadores de Radio Nacional, responsabilizaron a las autoridades nacionales y provinciales de las emisoras, reclamaron la reincorporación de los afectados y advirtieron sobre el ataque gubernamental a la libertad de expresión y al derecho a la información.

   “Los despidos en Radio Nacional alimentan el ambiente de violencia contra las y los trabajadores y profundizan el ataque a la libertad de expresión y al debate de ideas que caracterizan la gestión de la Alianza Cambiemos. En ambos casos, impactan en los derechos del conjunto de la ciudadanía porque se trata de medidas que limitan el debate de ideas en los medios públicos”, expresó la Escuela de Comunicación de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Salta.

   Los despidos se encadenan con las políticas que el macrismo impuso desde diciembre de 2015, cuando lanzó maniobras de denigración de periodistas y comunicadores, a través de los medios privados que le son afines, para crear un clima favorable a los despidos entre quienes no se alinean ideológicamente con el oficialismo y sus representantes en los medios públicos, encabezados por Hernán Lombardi y, en Nacional, por Ana Gerschenson.

   La Red de Comunicadores del Mercosur destacó en un comunicado el trabajo que los despedidos, que en su mayoría fueron nombrados directores de las emisoras de Nacional en las provincias mediante concurso, hicieron para poner de pie a radios abandonadas. Con el cambio de gobierno fueron desplazados de los cargos pero siguen siendo trabajadores a pleno derecho. La red expresa: “Queremos dejar sentado que frente a estas persecuciones políticas e ideológicas hay responsables directos en el Gobierno Nacional y en cada localidad/provincia donde esta medida se implemente”.

   La Gremial de Prensa repudió la medida de las autoridades, que “atenta contra derechos individuales y sociales y constituye otra medida de discriminación laboral y política”.

   “El Gobierno nacional, a través de sus gestores en los medios públicos, atenta contra las compañeras y los compañeros dejándolos sin trabajo, en lo que es una verdadera persecución ideológica, y lesiona asimismo disposiciones constitucionales, el derecho a la libertad de expresión, a la información y a la comunicación, así como ataca la pluralidad de voces, condición indispensable para el desarrollo de la vida democrática”.

   Por su parte, la Asociación de Radiodifusoras Universitarias Nacionales Argentinas (ARUNA) advirtió que los despidos “ponen en situación de riesgo a la totalidad del personal de los medios públicos nacionales”.

   “Consideramos de extrema gravedad las reiteradas denuncias de persecución ideológica de la que vienen siendo objeto los trabajadores de los medios públicos y por tanto solicitamos el inmediato cese de esta postura antidemocrática, que se contrapone con las declaraciones y propósitos de pluralidad y libertad de expresión, expresados por el propio ministro del área, Lic. Hernán Lombardi”.

   También repudió estos despidos por motivos políticos el bloque de diputados nacionales del Frente Para la Victoria-PJ, que recordó que la mayoría de los afectados “habían sido designados en sus cargos tras haber participado de concursos de oposición y antecedentes”.

   La política de Lombardi, del presidente de Radio y Televisión Argentina, Miguel Pereira, y de Gerschenson, “nos retrotrae a la época más oscura de nuestra historia: la implementación de ‘listas negras’ evidencia una clara persecución ideológica. Se pretende castigar a quienes adscriben a ideas o valores diferentes a los de la alianza gobernante y disciplinar al resto de los trabajadores y trabajadoras”.

   “Exigimos la inmediata reincorporación de los despedidos y despedidas y el reconocimiento de sus derechos como trabajadores y trabajadoras del Estado nacional”, agrega el comunicado.

   La Asociación de Graduados de Comunicación Social de la Universidad Nacional de Rosario también condenó el accionar de los funcionarios macristas. “Queremos expresarnos en contra de las prácticas oscuras de persecución ideológica, en la que por un lado hablan de pluralidad de voces y por otro echan a personas que se desempeñaron en la gestión anterior, puestos ganados por concursos públicos de antecedentes y oposición”.

   En términos similares se pronunció la Asociación Libre de Empleados de Correos y Telecomunicaciones de Córdoba, que condenó “esta autoritaria disposición, que se contrapone en un todo al concepto de pluralismo de voces y respeto por el derecho a la libre expresión”.

   En Misiones, los despidos fueron repudiados por Nuevo Encuentro, que dijo que “esta arbitraria e ilegal medida constituye un eslabón más en la cadena de hechos de persecución política a todos aquellos que participaron de la gestión de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner”.

   Asimismo, Patria Para Todos, también de Misiones, advirtió que “la intolerancia antidemocrática de la gestión en las instituciones de Cambiemos se hace cada día más visible y contradice las promesas de campaña”.

   Trabajadores de prensa de Jujuy difundieron una declaración de rechazo a los despidos y reclamaron la reincorporación de los afectados, así como el Movimiento Evita de La Rioja, que expresó que “no hay pluralidad de voces, ni libertad de expresión. Debemos entender que los gobiernos neoliberales, tanto en la dictadura como en la democracia, quieren callar voces y encerrar voluntades”, como lo demuestra, agrega, la situación de la dirigente social Milagro Sala, presa política del macrismo jujeño y nacional.