Rotundo respaldo mediático al gobierno en el día del paro

 

Los medios privados que apoyan al gobierno le dieron un apoyo abrumador en la jornada del paro nacional, con supremacía a las declaraciones de funcionarios sobre las de los sindicalistas, historias de quienes no adhirieron y llamando “choques” a la represión a manifestantes. Los medios públicos siguieron una estrategia muy parecida.

   La amonestación al aire a una cronista del canal oficialista TN por usar la palabra represión durante la operación contra manifestantes en la Panamericana, durante la mañana, pareció ser indicio de una determinación que abarcó a todo el sistema mediático que responde al macrismo, ya que ese término no figuró en crónicas e informes.

   La tónica favorable netamente al gobierno y la reducción de espacios para la información sobre la protesta contra la política económica oficial se extendió toda la jornada.

   Por la mañana, mientras los operativos represivos lanzados por el gobierno insumieron grandes tramos de transmisión de los canales de noticias, en detrimento de imágenes que corroboraran la masividad de la huelga, los portales de los medios oficialistas ya condicionaban fuertemente la información.

   El portal Infobae saturaba a las 11 su página principal con notas netamente pro gubernamentales. Titulaba “desalojo” a la represión, rodeado de títulos de “noticias” tales como “Obligan a parar” y “Los piquetes y la falta de transporte fortalecen el paro”.

   A la misma hora, Clarín titulaba: “Daer toma distancia de los piquetes”. Igual que Infobae y La Nación, publicaba historias de personas que se esforzaron para concurrir a su trabajo, o supuestos hechos de intimidación sindical.

   Por la tarde, cuando el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, hacía declaraciones contra la huelga, TN partió la pantalla: de un lado el funcionario y de la otra gente trabajando, comercios abiertos y hasta alguien barriendo una vereda, como supuesto indicio de una adhesión baja a la protesta.

   A las 19.30, Clarín encabeza su versión en línea con los dichos de Triaca y agregaba una supuesta encuesta a empresarios Pyme según la cual el 89 por ciento de los establecimientos de ese sector no paró, en contraposición total con lo que se pudo ver a simple vista en gran parte del país. Agregaba títulos como “Mujeres que resistieron un piquete”, “La policía denunció que hirieron a un comisario”, “Incidentes en la Panamericana”.

   A la misma hora, La Nación privilegiaba una versión del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires según la cual el 80 por ciento del comercio estuvo abierto. Sumaba otras versiones netamente favorables al oficialismo, como “Lo vio de traje en la calle, paró el auto y se ofreció a llevarlo al trabajo”, y una declaración de Saúl Ubaldini hijo contraria a la huelga, tomada de Radio Mitre, del Grupo Clarín.

   Por su parte, Infobae encabezaba la información con los rechazos del gobierno a la medida, igual que la agencia Télam.

   En otros tramos imperaron enunciados que relativizaron la adhesión de los trabajadores, como lo hizo Clarín con frases como “Macri enfrenta al paro” y la CGT “desafía al Gobierno”; BAE con “la CGT y el gobierno miden fuerzas” y El Cronista y La Nación hablando de “tensión”.

   Hubo además un uso recurrente a los dichos de Omar Viviani, titular del Sindicato de Peones de Taxis, quien había hablado de “dar vuelta” a los autos de alquiler que circularan –por lo que luego se disculpó-. Asimismo, comparaciones amañadas sobre los paros generales a ex presidentes, todas destinadas a estigmatizar al movimiento sindical y en especial al peronismo.

   El directorio de la agencia Télam dijo por la mañana en un comunicado que sostendría su servicio de noticias con “profesionales”, luego de que la Comisión Gremial Interna denunció que estaba apelando a no periodistas ante la decisión de los trabajadores de prensa de adherir totalmente al paro nacional.

   Algunos de los despachos transmitidos parecieron demostrar lo contrario a lo prometido por las autoridades. Uno de ellos, con declaraciones del secretario de Medios Públicos, dice en su primer párrafo que el funcionario macrista “denunció hoy que se registraron ‘episodios de intimidación’ en medios públicos”. Sin embargo, la “noticia” incluye una sola precisión, un único hecho, ocurrido supuestamente en Santa Rosa.

   Otro título de Télam se puede atribuir más a un comisario político que a un periodista trabajando en condiciones medianamente normales: “La dirigencia de la CGT celebró el paro pero estuvo más ocupada en despegarse de los piquetes”.

   La censura a la palabra represión se notó también en Télam –donde el paro tuvo gran adhesión, en todo el país- en este título: “Las fuerzas de seguridad pusieron en práctica el protocolo antipiquete para desalojar la Panamericana”.

 

   “No te victimices”

   La gran mayoría de los medios del oficialismo ocultaron un episodio ocurrido por la mañana, cuando el subsecretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, quiso despachar a una periodista que le preguntó por la represión a mujeres manifestantes con la frase “no te victimices”.

   El hecho ocurrió en la Panamericana, cuando los gendarmes comenzaron a golpear a mujeres pertenecientes a las agrupaciones de izquierda en un momento en que no había enfrentamientos y ni siquiera estaba en curso un intento por cortar esa autopista.

   La periodista Lorena Serini, del canal C5N, le preguntó por esta acción violenta, a lo que el funcionario le replicó: “No te victimices”.

   Solo ese mismo canal, y algunos medios digitales, dieron cuenta de esta agresión verbal de Burzaco, quien era asesor del gobernador neuquino Jorge Sobisch en el período en que las fuerzas policiales asesinaron al maestro Carlos Fuentealba.

 

   El toque ridículo

   Radio Nacional siguió la tónica de los medios hegemónicos al servicio del macrismo. Dada la adhesión de la mayoría de los trabajadores a la huelga, en las emisoras trabajó casi exclusivamente personal jerárquico.

   Durante la mañana, un espacio en el portal de Nacional en internet mostró una fotografía de la directora de Radio Nacional Neuquén, Dalila Pinacho, posando con un cartel con la leyenda “Yo no paro”, y que la funcionaria publicó en Twitter.

   La edición en Buenos Aires resolvió replicar esa imagen de Pinacho, la ex vocera del magnate Joe Lewis, amigo de Macri y acusado de infinidad de abusos en la región andina, incluyendo la apropiación de territorios.

   Pinacho, puesta en la dirección de Nacional Neuquén por la conducción a cargo de la funcionaria macrista Ana Gerschenson, acumula denuncias por maltrato a los trabajadores y por prácticas de censura previa.