Se multiplican los rechazos por los despidos en Télam

Entidades de la comunicación de muy diversos sectores, productores y difusores, así como académicos, se unieron para repudiar el ataque del gobierno macrista a la agencia Télam. En un pronunciamiento compartido, estas instituciones coinciden en denunciar que los despidos en la agencia se deben a la estrategia oficial que responde pura y  exclusivamente a las corporaciones que lo sostienen.

   Este comunicado afirma que el debilitamiento o desaparición de Télam “constituye una grave afrenta a la libre circulación de noticias y obstruye la libertad de información en el país”.

   Mientras el pronunciamiento iba cosechando adhesiones, hubo varias iniciativas para detener la política de destrucción de la agencia estatal. Una de ellas es un proyecto de legisladores nacionales para declarar la emergencia ocupacional en Télam durante 180 días, período en el cual los despidos decididos por el macrismo quedan cancelados.

   Además, el martes 3 de junio el presidente de la Comisión Episcopal de Comunicación Social, monseñor Gabriel Barba, expresó preocupación por la situación a la que el gobierno somete a las familias de los trabajadores y pidió a los funcionarios que emprendan un diálogo serio para solucionar el conflicto que ellos crearon.

   Esta solicitud surgió de una reunión en la que el prelado recibió a una representación de los trabajadores de la agencia.

   La novedad se conoció el martes 3 de julio, día en que el funcionario responsable de los despidos y ejecutor de las políticas de destrucción de los medios públicos, Hernán Lombardi, eludió asistir al Congreso de la Nación, donde había sido citado formalmente.

   La situación creada en Télam por el macrismo fue tratada extensamente en un documento avalado por varias entidades, como la Asociación de Radiodifusores ARBIA, la Asociación de Comunicadores Argentinos por Internet, la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata, el Centro Universitario para la Información y la Comunicación Sean MacBride, de la Universidad de Lanús, la Mesa de Comunicación Popular de Salta y Jujuy, la Asociación Argentina de Teledifusoras Pymes y Comunitarias, la Coordinadora Nacional de Televisoras Alternativas y, entre otras más, COMUNA.

   El pronunciamiento recorre la historia de Télam desde que fue creada por Juan Domingo Perón a mitad del siglo XX, como expresión de un proyecto de “soberanía informativa, estratégico para un modelo político de descolonización cultural”.

   “El golpe tiránico contra la libertad de expresión es un gesto de múltiple censura a periodistas y empleados de la agencia estatal de noticias que, supuestamente, piensan distinto que el pensamiento oficial del actual equipo de gobierno”, agrega.

   El texto explica minuciosamente el crecimiento progresivo de Télam como único medio con cobertura efectiva en todo el territorio nacional y la multiplicación de servicios -radio, tv, internet- que, como es lógico, requirieron personal para su desarrollo, aunque muy lejos de alcanzar la cantidad de trabajadores de otros servicios noticiosos estatales.

   Tras recordar que “todas las radios, canales de televisión, diarios y periódicos, revistas y portales del país se nutren permanentemente de los cables de noticias de Télam”, las entidades advierten que “si la información es poder, la falta de información es una disminución del poder de las mayorías”.