Tergiversaciones del juez Julián Ercolini para sobreseer a los acusados por Papel Prensa

julian-ercolini

El juez federal Julián Ercolini se tomó el trabajo de falsear hechos y caer en afirmaciones que los contradicen para acomodar su decisión de sobreseer a los empresarios de Clarín y La Nación en la causa por la apropiación de la empresa Papel Prensa, durante la dictadura cívico-militar. Así lo sostiene el fiscal Franco Picardi en su apelación.

   El tema es tratado en una extensa nota publicada por el investigador y periodista Ari Lijalad, publicada el 26 de diciembre en el espacio Nuestras Voces.

   Uno de los aspectos más aberrantes del fallo judicial está dado por el hecho de que Ercolini dio por cerrada la operación de traspaso de las acciones de Papel Prensa de los herederos de David Graiver a Clarín y sus socios antes de que éstos fueran víctimas de secuestros y torturas cometidos por el aparato represivo de la dictadura, lo que es totalmente falso.

   En el intento de darle soporte al sobreseimiento a Ernestina Herrera de Noble, Héctor Magnetto y Bartolomé Mitre, entre otros acusados, el juez dice que la transferencia de acciones de Papel Prensa se consumó el 2 de noviembre de 1976, en tanto secuestros y torturas de los propietarios legítimos de esos títulos sobrevinieron meses después.

   Lijalad informa en su nota que el fiscal Picardi, con una reseña sencilla de los hechos, sale al paso de esa interpretación amañada.

   En efecto, recuerda que el 2 de noviembre de 1976 “la familia Graiver firmó un convenio mediante el cual enajenó acciones que pertenecían, entre otros, a una menor de edad cuyo interés debía ser especialmente protegido, con el aporte de una suma menor al 1% del precio de venta presuntamente acordado. Cabe destacar que el saldo final de la operación (más del 98% del precio) debía ser abonado a los 90 días de la firma del convenio (2 de febrero de 1977), aunque dicha suma recién habría sido entregada por los diarios al escribano Poggi el 19 de abril de 1977: una semana después de que se hicieran públicos los secuestros de los integrantes del grupo Graiver y el mismo día en que Jorge Rafael Videla los ‘blanqueó’ mediante una conferencia de prensa ofrecida en el Comando en Jefe del Ejército. Se advierte así que el pago aludido por la defensa de la casi totalidad del precio de la venta de acciones se efectuó cuando los integrantes del grupo se encontraban secuestrados en el Centro Clandestino de Detención llamado Puesto Vasco”.

   La nota completa está disponible en el enlace siguiente:

http://www.nuestrasvoces.com.ar/investigaciones/freno-los-apropiadores-papel-prensa/