Todo 8M es político

La gran pregunta sobre la cobertura de la prensa convencional escrita y televisiva sobre la jornada del 8 de marzo en Argentina es ¿qué faltó? Y faltó reflejar la naturaleza política de cada una de las demandas, exigencias, denuncias y reclamos del movimiento feminista organizado

Fotos: María Eugenia Añon

El color, los testimonios, la masividad de la movilización estuvieron presentes en la amplia cobertura que realizaron los medios de comunicación argentinos sobre el Día de la Mujer y el Paro de Mujeres, lesbianas y Trans que se desarrolló este 8 de marzo en Argentina.

Una ausencia fue notoria: la del documento alcanzado en asambleas preparatorias a la fecha, que es un pronunciamiento agudo no sólo de reclamo por la postergada agenda de género, con eje en los femicidios y el aborto seguro, legal y gratuito, sino una crítica profunda al gobierno de Mauricio Macri, a los gobernadores, a la Iglesia Católica y a las organizaciones sindicales. 

Las notas en los medios dieron cuenta de muchos de los detalles de la manifestación, incluida la colecta para pagar el sonido para el acto central y los varones que encontraron aislados entre la multitud. Previo a la jornada de movilización y paro, reflejaron la historia del 8M y la del feminismo, las clásicas notas de mujeres que han hecho o han tenido vidas “extraordinarias” o “ejemplares” y la cobertura de casos de femicidios, cuyo conteo horroroso registra uno cada 34 horas en el país. 

Este 8M paramos porque somos parte de una historia colectiva e internacional y porque Macri y los gobernadores ajustadores, con su violencia capitalista y neoliberal, pretenden robarnos el trabajo, el pan, la salud y la educación”, destaca el documento, redactado en lenguaje inclusivo no sólo por la inclusión de la “e” en reemplazo de la “o” masculina para hablar de una totalidad sino por los colectivos incorporados en la descripción del movimiento feminista.

Del paro, según expresa el documento, participaron “Mujeres, Lesbianas, Travestis, Trans, Bisexuales, No Binaries, Gordes e Intersex de la clase trabajadora; ocupades, desocupades, precarizades, piqueteres y de la economía popular, visibilizando especialmente a las mujeres indígenas, originarias, afroargentinas y negras en pos de empezar a saldar la deuda histórica para con ellas”.

Las demandas, las denuncias, el tono y el espíritu con los que se ha construido este documento, que fue publicado sí por el diario Página/12, están sostenidas en la masividad expuesta en las calles, una masividad que reconoce política.  De esto no habla la prensa, porque allí radica el discurso incómodo, que cuestiona a la CGT y la CTA “por darle la espalda al movimiento” al no convocar al paro, al “capitalismo en el mundo, el neoliberalismo en nuestra región y el macrismo en nuestro país”.

Leer documento en LatFem: http://latfem.org/8m-el-documento-del-paro-feminista/

Detalles de cobertura durante el 8 de marzo:

Clarín y La Nación

·      Publicaron en sus ediciones impresas, y mantuvieron en lugar muy privilegiado en la mañana del viernes en las versiones en línea, dos notas muy parecidas. Ambas notas dedicadas a mujeres “notables”, de alguna forma excepcionales, que se hicieron camino en ámbitos hostiles para las mujeres.

·      La nota de Clarín incluye con fotos a una mecánica de aviones, a la rectora del Pellegrini, a una chofer de ambulancia, etc. Se relata brevemente la historia y van declaraciones de ellas, en las que hay una descripción de una proeza individual, pero aparece solo en un par de casos la mención al contexto de la lucha colectiva. Estas mujeres -en lo que el diario reproduce de ellas- no hablan de femicidios ni de la despenalización del aborto. La nota “del editor” de cada día fue “De la editora”, Diana Baccaro, que centralmente afirma que la agenda legislativa argentina no cambió aún lo suficiente y que los temas de géneros son muy pocos en el Congreso.

·      La Nación publica su nota de “pioneras”, pero las historias individuales son antecedidas y luego intercaladas con contextualizaciones sobre la inequidad. Incluye declaraciones de Fabiana Túñez, directora del Instituto Nacional de las Mujeres. Las ocho historias son de una atleta, la actriz Fardin, la misma chofer de ambulancia, etc. Las historias individuales estuvieron bien rodeadas de las contextualizaciones, sin menciones políticas partidistas de ningún sentido. El diario publicó también una nota sobre femicidios, con datos identificables. Y una nota sobre lenguaje, con sexismos en castellano, italiano, francés, alemán.

Televisión

·      Ningún canal transmitió la lectura del documento ni procuró su contenido. 

·      La cobertura más intensa y constante fue la de TN, con una expresión de aprobación en general a la movilización. Las cronistas se quejaron de las expresiones “politizadas”. 

·      La segunda cobertura más intensa fue la de C5N. Luego los otros canales de cable oscilaron. En general hicieron coberturas continuadas por la tarde pero fueron decayendo a la noche, al llegar el “prime time”. 

·      La TV Pública comenzó su noticiero con cobertura en la plaza. Descripción de la juntada de dinero entre manifestantes porque “la CGT y la CTA no cumplieron con su promesa de pagar los gastos de escenario, iluminación y sonido”. El noticiero siguió con otros temas. Antes del noticiero, mantuvo su transmisión regular de entretenimientos, sin darle atención a la movilización.