Trabajadores resisten el ataque macrista a los medios públicos

Los trabajadores de los medios públicos realizaron asambleas y un paro el miércoles 3 de enero en Radio Nacional, la TV Pública y la agencia Télam, ante la política de vaciamiento del macrismo mediante sucesivos despidos.

   Las comisiones internas de estos medios rechazaron conjuntamente “las políticas de vaciamiento y ajuste”, que ponen en evidencia “la falsedad de los enunciados que repiten los funcionarios: mientras proclaman inaugurar un tiempo de libertades y pluralidad de contenidos, se ocupan de expulsar a los periodistas que deben garantizarlos”.

   Fuentes sindicales informaron que más de 350 trabajadores se reunieron por la tarde en la sede de Radio Nacional en la Ciudad de Buenos Aires. Esto implicó un paro de tres horas en los tres medios.

   Mientras los funcionarios macristas aplican despidos en Radio Nacional, en la TV Pública hay un plan de “jubilaciones anticipadas”, en tanto circulan versiones sobre un inminente programa de “retiros voluntarios”, todas medidas que se inscriben en la política lanzada por el jefe del sistema, Hernán Lombardi, para destruir a estos medios, dejándolos sin posibilidad de tener una presencia significativa.

   En Radio Nacional, la funcionaria macrista Ana Gerschenson puso en marcha en los primeros días del año otros 17 despidos, que se suman a los que ya había impuesto durante 2016, cuando por razones netamente políticas fueron echados decenas de periodistas.

   Así, los funcionarios están logrando la destrucción de estos medios: Radio Nacional tuvo un derrumbe en los índices de audiencia desde diciembre de 2015, igual que en la TV Pública. Lombardi y sus colaboradores tienen el récord histórico de 0.0 de medición.

   A esto se suman cientos de despidos en la Televisión Digital Argentina, que en varias regiones del país es la única posibilidad de recepción de medios, y en el Ente Nacional de Comunicaciones.

   Esta política expresa convive con las medidas que el gobierno macrista viene adoptando para favorecer a las empresas privadas de medios, en especial el grupo Clarín, su principal sustento desde varios años antes a la última elección presidencial.

   La asamblea de trabajadores en la sede de Maipú 555 resolvió continuar con el plan de lucha, exigir la reincorporación de los despedidos, adherir y participar de la marcha convocada para el jueves 4 por ATE al Ministerio de Modernización y realizar un festival público en días próximos frente a la sede de Nacional.

   Asimismo, los consejos profesionales de los tres medios públicos darán a conocer un documento para explicar el valor de la gestión estatal en el sector y el rol de los trabajadores.

   Por último, las y los trabajadores se declararon en estado de asamblea y movilización permanente y dieron mandato a la mesa de coordinación sindical de los tres medios para llamar a un paro general de 24 horas.