TVT, canal de los trabajadores de Brasil, cumple siete años

La emisora TV dos Trabalhadores, TVT, cumple siete años en el aire y ratifica su presencia con planes de expansión porque, dicen sus conductores, la falta de información y de opinión libre y pluralista en Brasil es la “piedra angular” del sistema que está frustrando el proyecto democrático.

   VTV se identifica con “todas las movilizaciones por la democratización de los medios de comunicación” porque es una disputa política central, afirma Paulo Vannuchi, director de la Fundación Sociedad, Comunicación, Cultura y Trabajo, a la que pertenece la emisora.

   “O consolidamos y ampliamos la voz de los liderazgos y de los movimientos populares junto a millones de personas que claman por trabajo, justicia y dignidad, o el país seguirá a merced de las oleadas neoliberales capaces de anular décadas de luchas y avances civilizatorios”, explicó.

   Paulo Vannuchi fue ministro de la Secretaría Especial de Derechos Humanos de Brasil entre 2005 y 2010, en el gobierno del presidente Luiz Lula da Silva, y desde 2014 integra la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

   La emisora con base en Sao Paulo integra un grupo que, si bien pequeño, subsiste en un contexto absolutamente adverso, ya que la democracia brasileña, vulnerada con el derrocamiento de la presidenta Dilma Rousseff en 2016, no alcanzó a dotarse de una ley de comunicación, un propósito que el presidente Lula da Silva tuvo pero no pudo concretar, por la manifiesta oposición de los empresarios del sector y las corrientes políticas derechistas aliadas a ellos.

   VTV fue creada y es sostenida por organizaciones sindicales, e integra una red que incluye a Rádio Brasil Atual, el sitio en internet RBA y la Revista do Brasil. Prepara, como “regalo de aniversario” en palabras de Vannuchi, dos programas nuevos, uno de entrevistas y uno de deportes, principalmente fútbol, “como parte de un debate amplio sobre democracia, que anda en falta en el país”.  

   En un reportaje con el portal Carta Maior (Carta Mayor), el director de la fundación dijo que hay tres aspectos decisivos que diferencian a VTV de las emisoras privadas y públicas.

   Uno es el ya descripto, su participación en la disputa por la democratización de la información y la opinión. Otro, ser la primera emisora de los trabajadores en la historia de Brasil.

   “No siendo una empresa privada, que siempre tiene como objetivo la multiplicación de las ganancias –ganancias billonarias en el caso de Globo-, VTV actúa verdaderamente como instrumento de acción educativa y vehículo cultural”.

   Es diferente a los canales llamados “educativos” como el de la TV estatal paulista, dijo, que además de hacer publicidad comercial es manipulada por los tucanos, el Partido de la Social Democracia Brasileña que, pese a su nombre, es una fuerza manifiestamente conservadora, que hasta la ponen al servicio de “la articulación golpista en contra de la propia democracia”.  

   Por estas características, VTV ofrece sus contenidos a otros emisores que se identifiquen con el anhelo democrático.

   Dado el contexto político del país bajo el régimen de Michel Temer, Vannuchi destacó la necesidad de “multiplicar y nacionalizar” la audiencia y la de atraer a las juventudes, “que fueron envenenadas por la cruzada contra la política, contra los partidos y contra la propia vida republicana” que llevan adelante las grandes redes privadas, en manos de empresarios ultraconservadores, como es el caso de Globo, Band, STB y Record.

   La presencia de la emisora es importante porque, relata el ex ministro, mirar hoy el “Jornal Nacional”, el programa informativo principal de Globo, reproducido por un sistema concentrado de medios en todo el país, “causa ganas de vomitar en quien mantiene alguna trayectoria de respeto a la vida democrática”.

   La entrevista completa está disponible en este enlace:

http://www.cartamaior.com.br/?/Editoria/Midia/TVT-amplia-a-voz-da-sociedade-e-e-opcao-democratica-de-comunicacao/12/38756