UNICEF advierte sobre uso letal de la fuerza contra niños

UNICEF Argentina difundió un comunicado breve en el que menciona “los casos de uso de fuerza letal contra niños, niñas y adolescentes por parte de fuerzas de seguridad”. Y, ante ellos, recuerda “la importancia fundamental de proteger el derecho a la vida”.

   El texto es de dos párrafos y fue publicado en el sitio oficial de la organización en internet.

   Con las características y el lenguaje habituales de esta organización que pertenece al sistema de Naciones Unidas, el pronunciamiento no menciona explícitamente a Facundo Ferreira, el niño de 12 años acribillado por la espalda el jueves 8 de marzo por la policía en San Miguel de Tucumán.

   El pronunciamiento de UNICEF dice textualmente:

   “Ante los casos de uso de fuerza letal contra niños, niñas y adolescentes por parte de fuerzas de seguridad, UNICEF reitera la importancia fundamental de proteger el derecho a la vida y respetar los derechos contenidos en la Constitución Nacional y los instrumentos internacionales por parte de los Estados.

   “UNICEF aboga para que se adopten medidas concretas para erradicar el uso desproporcionado de la fuerza hacia niños, niñas y adolescentes por parte de las fuerzas de seguridad. Asimismo, recomienda y ofrece asistencia para crear un sistema nacional de información para registrar actos de todo tipo de violencia desde las fuerzas de seguridad contra los niños y adolescentes.

   “Buenos Aires, marzo de 2018”.

   (https://www.unicef.org/argentina/spanish/media_38198.html).

   Este pronunciamiento del organismo internacional aparece mientras persiste una cobertura selectiva y un tono de encubrimiento por parte de la mayoría de los medios de comunicación convencionales, que privilegian la versión oficial de los hechos, tendiente a justificar el crimen de Ferreira, y solo aisladamente, en muy pocos casos, incluyen datos, afirmaciones y denuncias de la familia y de entidades civiles de Tucumán.

   En los medios que trabajan con mayor intensidad a favor del oficialismo, como los del grupo Clarín y La Nación, abundan pronunciamientos de autoridades tucumanas y del gobierno nacional que defienden la versión de que los agentes que mataron a Ferreira “reaccionaron” ante supuestos disparos de Facundo Ferreira y de otro adolescente con el que viajaba en una moto.

   También dan por ciertas pericias según las cuales se hizo una prueba que demostró que Ferreira se enfrentó a tiros con los agentes. En cambio, censuran las denuncias de la familia sobre que el niño fue ingresado a un hospital como “NN” y como adulto, y que se le dio un apellido falso (Burgos). También censuran las declaraciones de los familiares que dicen que Facundo recibió golpes en el rostro cuando ya estaba inerte en el piso, desangrándose, y que piden que se investigue si no hubo una manipulación para que diera positiva la prueba que permite afirmar, como lo hacen las autoridades tucumanas, que Ferreira había disparado.

   Tampoco investigan cómo es posible que una persona que estaba efectuando disparos reciba un tiro directo a la nuca.

   Con sus pronunciamientos en defensa de los policías intervinientes, que además fueron inmediatamente liberados, el gobierno tucumano se encolumnó en el tipo de acción reivindicado por el presidente Mauricio Macri y su ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quienes felicitaron al policía bonaerense Luis Chocobar por haber matado por la espalda a un hombre que escapaba luego de cometer un asalto en la Ciudad de Buenos Aires, a comienzos de diciembre.

   Esta acción de Chocobar y el respaldo político que le dio el gobierno también son acompañadas por gran cantidad de medios que están identificados con el gobierno nacional.

   El encubrimiento mediático tiene gran intensidad, como se observa en los casos de la muerte de Santiago Maldonado, en agosto de 2017 cerca de Esquel, quien según dictamen forense se ahogó en el río Chubut cuando escapaba de una operación represiva ilegal de la Gendarmería Nacional. Los medios oficialistas dieron gran espacio a las mentiras de la ministra Bullrich, quien negó que Maldonado estuviera en el lugar de los hechos, y montaron operaciones para hacer pensar que paseaba por otros lugares del país. Un columnista de Clarín, Eduardo Van der Kooy, llegó a escribir que Maldonado se había “esfumado”.

   Estos medios ultraoficialistas también intentan blindar al gobierno en el caso del asesinato de Rafael Nahuel, el joven mapuche baleado por la espalda por la Prefectura Naval en la zona del Lago Mascardi, cerca de Bariloche, a fines de noviembre. La ministra Bullrich llegó a hablar de un supuesto tiroteo, con armas de gran calibre usadas por Nahuel y otros mapuche, lo cual resultó totalmente falso.