COMUNA RECLAMA ESCLARECIMIENTO DE AMENAZAS Y CENSURA A ROBERTO NAVARRO

 

Comunicadores de la Argentina (COMUNA) reclama a las autoridades nacionales el esclarecimiento inmediato de las amenazas recibidas por el periodista Roberto Navarro y el castigo legal a los responsables, así como que cumplan con la obligación del Estado, contraída en tratados internacionales, de impedir la censura previa, garantizar la libertad de expresión y el acceso a la información.

   El periodista anunció el domingo 20 en internet que las autoridades del canal C5N le anunciaron la no emisión de su programa habitual, desde las 21, en el que iba a presentar el informe “El socio del Presidente”, referido a la relación entre Mauricio Macri y su amigo empresario Nicolás Caputo y las adjudicaciones multimillonarias que éste viene recibiendo del Estado.

   El acto de censura previa motivó que decenas de personas se autoconvocaran frente a la sede de la emisora en la Ciudad de Buenos Aires, para reclamar por este atentado a la libertad de expresión.

   Asimismo, varios dirigentes políticos opositores condenaron la censura previa sufrida por Navarro.

   En los tratados internacionales, que son de cumplimiento obligatorio, los estados se comprometen a respetar la libertad de expresión y la circulación libre de información y a generar en sus territorios las condiciones para que esos derechos tengan vigencia plena.

   Por eso las autoridades nacionales son responsables plenas, directas y primarias frente a lo acontecido, así como es su obligación garantizar la seguridad de Navarro y su familia y dar con los autores de las amenazas que sufrió.

   A las 21 del domingo, hora prevista para la emisión del programa sobre los vínculos entre Macri y Caputo, el canal C5N mantenía en el aire un programa que había comenzado antes de esa hora y no dio explicación alguna a los televidentes.

   El canal fue objeto de un allanamiento el viernes por parte de personal de la AFIP, concretado mediante un gran operativo de fuerzas de seguridad, en medio de una ofensiva del grupo ultraoficialista Clarín contra el empresario Cristóbal López, al que viene acusando desde hace tiempo de propiciar supuestos actos de corrupción del gobierno en funciones hasta diciembre de 2015, en lo que promociona desde hace tiempo como “la ruta del dinero K”.

   En su anuncio en internet, Navarro anunció que C5N le notificó la no emisión del informe “El socio del Presidente” que, agregó, “en principio queda postergado para cuando las condiciones permitan su difusión”.

   El periodista agregó: “No juzgo la decisión editorial del canal. Es claro el acoso que está sufriendo el medio y sus consecuencias para la empresa y sus empleados: mis compañeros.
Sí lamento que en mí país no se pueda informar sobre las actividades del presidente de la Nación y su socio”.

   El mismo canal es objeto de acciones hostiles desde hace tiempo. Son frecuentes en las redes sociales las denuncias de televidentes que, en emisiones anteriores del programa de Navarro, así como en el que conduce Gustavo Sylvestre de lunes a viernes, informan que la señal es interferida o directamente eliminada en especial por Cablevisión, la proveedora de televisión paga que controla el Grupo Clarín.

   El sábado, el periodista informó que viene recibiendo presiones y amenazas por su decisión de informar sobre los negocios entre Macri y Caputo. Relató que fue abordado y agredido por dos hombres el sábado, mientras caminaba por el barrio de Martínez, al norte de la Ciudad de Buenos Aires.

   El acto de censura previa ocurrido en C5N se conoció casi a la misma hora en que la Televisión Pública transmitía declaraciones de Macri a un grupo de periodistas, algunos de medios públicos y otros de medios privados que fueron opositores hasta diciembre de 2015 y ahora practican abierto oficialismo. En esas declaraciones definió a Caputo como su amigo y dijo que estará en paridad con otros empresarios, algo que desmienten reiteradas denuncias de privilegios en la gestión de Macri en la Ciudad de Buenos Aires y, ahora, en el gobierno nacional.

Navarro

 

                       Buenos Aires, 20 de marzo de 2016