Detención de una periodista en La Pampa evidencia deterioro en la libertad de expresión

Comunicadores de la Argentina (COMUNA) advierte que la detención arbitraria y los atropellos que sufrió la periodista Cintia Alcaraz de Santa Rosa es indicativa de un manifiesto deterioro de las condiciones para el ejercicio de la libertad de expresión en el país, manifestado en amenazas a comunicadores, censura gubernamental, medidas a favor de los grupos concentrados, desplazamiento de trabajadores por no profesar oficialismo e interferencia a emisores y espacios que no apoyan al gobierno.

cintia_y_su_chino

(foto: El Diario de la Pampa)

   La periodista, de Radio Kermés de la capital pampeana, intentó registrar el viernes 22 de abril un procedimiento de policías de la Seccional Tercera contra dos mujeres que estaban en la vía pública con sus hijos pequeños, ante lo cual los agentes le arrebataron el celular, la llevaron detenida y la mantuvieron incomunicada, bajo la falsa imputación de obstaculizar el procedimiento.

 

   El atropello policial motivó la presencia de otros periodistas y representantes de organizaciones sociales en la comisaría en la que estuvo detenida, donde se negó información y hubo otras acciones de intimidación, como la toma de datos de un cronista y un fotógrafo del diario local La Arena.

 

   Este episodio no puede considerarse ajeno a un conjunto de hechos que están condicionando fuertemente el ejercicio de la libertad de expresión en la Argentina.

 

   El desplazamiento de numerosos comunicadores de los medios públicos por su forma de pensar –los casos más recientes son los de Lourdes Zuazo y Pedro Brieger en la Televisión Pública-, las amenazas recibidas por el periodista Roberto Navarro y la censura que sufrió en C5N cuando se aprestaba a transmitir un informe sobre las relaciones del presidente Mauricio Macri con el empresario Nicolás Caputo, forman parte de la serie. También las interferencias que el espacio de Navarro y el de Gustavo Sylvestre sufren en la mayoría de sus emisiones por el mismo canal.

 

   Asimismo, condiciona fuertemente el ejercicio de la libertad de expresión y la circulación libre de informaciones y opiniones la decisión gubernamental de imponer una reforma por decreto a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que favorece a las empresas privadas del sector, en especial Clarín, pues les permite aumentar aún más su posición dominante en el control de emisoras de radio y televisión y en la ampliación de los segmentos de mercado de la televisión paga.

 

   Todas estas acciones conducen a conformar un sistema mediático en el que se busca la supremacía total para las empresas periodísticas identificadas con el gobierno macrista, lo que conlleva acciones hostiles y atropellos para quienes no siguen esa línea y, como Alcaraz, mantienen su determinación de realizar una actividad periodística atenta al respeto a los derechos de la ciudadanía.

 

   COMUNA hace suyo el reclamo del Sindicato de Prensa de la Zona Sur, donde dice:

 

   “Conscientes de estar relatando otra nueva crónica de una tragedia anunciada, los trabajadores de prensa de La Pampa repudiamos la detención policial de la periodista Cintia Alcaraz, reclamamos al gobierno provincial la urgente investigación del incidente hasta determinar sus responsables y exigimos la inmediata remoción del ministro de Seguridad, Juan Carlos Tierno”.

 

   El Sindicato agregó que el hecho tuvo “el agravante de que los tres primeros trabajadores de prensa que llegaron a la comisaría (Rodrigo Pérez, Lautaro Bentivegna y Samuel Del Ruiz), alertados por la detención de la periodista, fueron también demorados e identificados por el personal policial, a pesar de resultar harto conocidos para los efectivos policiales en esta pequeña ciudad donde vivimos y ejercemos nuestra tarea profesional”.

 

                                                                                   Buenos Aires, 24 de abril de 2016