Pichetto, nuevo proveedor de discurso para el macrismo

El relato de Cambiemos tiene como núcleo tradicional el rechazo a la política, pero la incorporación de Miguel Ángel Pichetto a la fórmula presidencial representa un cambio de eje. El senador es incorporado como un “proveedor de discurso”, sostiene el sociólogo Daniel Rosso. Se da una paradoja significativa: el oficialismo echa mano de un representante que se identificaba con el peronismo, al que la derecha desacredita con insistencia.

   No obstante esta modificación, Cambiemos sigue operando sobre una ecuación: “La democracia son todas las partes menos una”. Y esa parte tachada de antidemocrática, en este relato, es la oposición expresada en el Frente de Todos.

   Por Silvia Valerga

 

   El ex subsecretario de Medios durante el gobierno de Néstor Kirchner, Daniel Rosso, expuso en el Taller de Comunicación y Redes que se dicta en el Centro Cultural Padre Mugica, del barrio porteño de San Telmo, para analizar el modelo comunicacional del Gobierno y las estrategias para desarmar sus “núcleos de sentido”.

   “Cambiemos posiciona al adversario para presentarse con su identidad construida a partir de la comunicación y no de la política, con la idea expuesta de erradicar los 70 años de populismo. Siguiendo la lógica de Durán Barba y alimentada por Marcos Peña, presentan una novedad contra todo lo viejo”, expresó el sociólogo, periodista y docente.

   Pero ahora, “a partir de la incorporación del peronista (Miguel Angel) Pichetto en la fórmula electoral, esa identidad constitutiva los lleva a cambiar el eje del discurso, por eso debemos saber –destacó Rosso- que en cualquier construcción comunicacional gana el que tiene mayores atributos positivos”.

   El docente, identificado con la oposición expresada en la fórmula presidencial Fernández-Fernández, explicó que “nosotros presentamos como un atributo positivo la inclusión y la distribución del ingreso, mientras ellos lo presentan como un despilfarro, es decir, como negativo”.

Cambiemos ha construido una estigmatización del adversario, presentándolo como irracional, violento y antidemocrático. Esto nos obliga a responder con racionalidad, como realmente somos, y debemos ensayar una especie de keynesianismo de la comunicación. Perón decía –recordó Rosso- que hay que desarrollar estrategias comunicacionales para negociar”.

Ellos se construyen por contrastes y nosotros no debemos ofrecer ese contraste. La forma es: soy igual a vos, pero tengo otra opinión y la democracia se construye con opiniones divergentes. Se supone que ellos son los que dialogan y es justamente al revés. Nuestra posibilidad está en mantener el diálogo abierto, porque ellos no tienen argumentos”, agregó.

   Así las cosas, el diálogo expresa una toma de posición favorable para la oposición, porque la alianza gobernante “define que la democracia son todas las partes menos uno. Ese uno somos nosotros”. Sin embargo, advirtió que “no puede ser que los hijos de la dictadura sean los administradores de la democracia”.

   Cambiemos expresa “una derecha agresiva desde el lenguaje y funciona como una ideología. El discurso de los ‘ceos’ es mediante órdenes; entonces ahí no hay democracia. (Mauricio) Macri no podría tener un discurso contra la corrupción, eso les vino de afuera, vino de (Elisa) Carrió y del radicalismo, que siempre se presentaron como liberales y republicanos”.

   “Pero esa dirigencia política que ayudó mediante la transfusión del discurso se fue desgastando, por eso incorporan a Pichetto, que es otro proveedor discursivo. Ese macrismo que necesita anteponer la comunicación a la política, ahora incorpora un discurso peronista. Cedieron la comunicación y anteponen la política. Por eso Peña se opone, ya no son la novedad absoluta mediante la comunicación”.

   Rosso explicó que “ahora la estrategia es mostrar al viejo peronismo como nuevo, describiendo a Pichetto como un peronista honesto y culto. Lo cierto es que aquel elemento diferenciador del peronismo se les ha caído, porque en todas las listas hay peronistas. Querían eliminar al peronismo y resulta que el peronismo se inflacionó”

   Según el especialista, la “marca Cambiemos está terriblemente desacreditada”, y por eso el oficialismo creó una nueva.

   Con vistas al próximo tramo de la campaña electoral, los opositores tendrán que estar preparados para “enfrentar el discurso de confrontación, anteponiendo el diálogo”, concluyó Rosso, cuya exposición fue convocada por las organizaciones Libres del Pueblo y Bases Ciudadanas, en un ciclo que continuaba a fines de junio en la sede de Piedras 720.