REPUDIO AL ATAQUE A TIEMPO ARGENTINO. RECLAMO AL PODER EJECUTIVO

   Comunicadores de la Argentina (COMUNA) repudia enérgicamente el ataque cometido en la madrugada del lunes 4 de julio a las instalaciones de la cooperativa “Por Más Tiempo”, editora de Tiempo Argentino, y reclama al Poder Ejecutivo Nacional que se haga cargo de sus responsabilidades para darle seguridad a la sede de la publicación y a sus trabajadores.

   Los testimonios reunidos en el lugar y las declaraciones públicas no desmentidas de integrantes de la cooperativa demuestran que hubo connivencia policial con el agresor principal, el empresario Mariano Martínez Rojas, y un grupo de patoteros, algunos encapuchados, que irrumpieron en el lugar y agredieron cobardemente a las tres personas presentes.

  Luego del esfuerzo heroico de los trabajadores de Tiempo Argentino y Radio América por mantener en funcionamiento a esos medios, Martínez Rojas pretende presentarse como su titular y apropiarse de marcas y bienes, sin que las autoridades nacionales hagan lo necesario para impedirlo.

   La agresión de hoy de Martínez Rojas no sorprende, dado el ataque anterior a la planta transmisora de Radio América, del cual las autoridades debieron tomar nota, al punto que dispusieron una custodia en el predio, como reclamaron los trabajadores, para evitar que los  agrediera y que suspendiera las emisiones.

   Pese a este preaviso manifiesto, agentes de la Policía Federal le garantizaron impunidad para permanecer en la madrugada del lunes 4 en la sede de la cooperativa y realizar toda clase de desmanes y destrozos, lo que contradice los compromisos que la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, había adoptado con delegados de Radio América.

   La protección policial a Martínez Rojas obligó a los trabajadores a ingresar por su cuenta y riesgo al diario, mientras los agentes intentaban dilatar la situación y hasta postergar la recepción de la denuncia, lo que da lugar a pensar en una orden política directa para favorecer a la patota agresora y a su cabecilla.

   COMUNA celebra además la adhesión y el apoyo a los trabajadores expresado inmediatamente después de los hechos por la Asociación Madres de Plaza de Mayo. Exhorta a quienes estén comprometidos verdaderamente con la comunicación democrática y la libertad de expresión a hacer conocer su condena, como ya lo hizo la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género en Argentina, entre otras organizaciones.

   También pide que todos los legisladores nacionales se interesen en el tema y exijan al Poder Ejecutivo Nacional actuar con responsabilidad y garantizar la libertad de expresión y la circulación libre de ideas y opiniones, como es su obligación.

                                                                                  Buenos Aires, 4 de julio de 2016

Foto: M.a.f.i.a.

rodolfotiempo