UN 7 DE JUNIO ENSOMBRECIDO

El contexto comunicacional argentino en el que se cumple el Día del Periodista es de una enorme preocupación para COMUNA, por el retroceso en materia de democratización y la pérdida de fuentes de trabajo en los medios desde la asunción del gobierno de Mauricio Macri, el 10 de diciembre de 2015, a lo que se suma el intento del Ejecutivo de establecer en una ley la penalización a quienes difundan datos de los beneficiados por el blanqueo a evasores impositivos.

 
   El primer hecho que impacta en la tarea cotidiana de todos los trabajadores de prensa y comunicación del país es la decisión del Gobierno, apenas asumió, de avasallar por decreto la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y los organismos por ella creados (como la AFSCA y la AFTIC), un hecho que restringe la pluralidad de voces para beneficiar a los grandes monopolios mediáticos, que ya no tendrán que adecuarse según lo establecía esa norma.
 
   Este atropello a la comunicación democrática tuvo el respaldo, después de unos meses, de la Cámara de Diputados, donde una mayoría conformada por legisladores oficialistas y aliados, como los del Frente Renovador, aprobó la modificación de la ley por decreto. 
 
   Otro hecho de gravedad extrema han sido los despidos en los medios públicos -Radio Nacional, la TV Pública, Canal Encuentro, Canal Pakapaka, Canal Deportv-, en algunos de los cuales hubo episodios de persecución, como mensajes con datos políticos y hasta sentimentales de trabajadores y trabajadoras, y el cierre de fuentes de empleo en medios de comunicación privados.  
 
   El escenario sigue siendo preocupante porque existen varios medios privados, que eran cercanos al gobierno kirchnerista y cuyos empresarios se vieron económicamente beneficiados en ese período, que no pagan los salarios de sus trabajadores desde hace meses. 
 
   Se suman las acciones de las patronales privadas, con extorsiones y persecuciones que impiden ejercer plenamente el derecho a la organización sindical y a la reclamación por condiciones de trabajo dignas. El ejemplo más reciente es la amenaza mafiosa expresada en páginas del diario Clarín a una trabajadora del mismo grupo, que se desempeña en Canal 13.
 
   A este estado de situación se suma la amenaza brutal contenida en el proyecto de ley del Ejecutivo sobre el blanqueo de evasores impositivos, dado que en su artículo 85 prevé multas y encarcelamiento por la difusión de los nombres de los beneficiados por la norma y de los montos involucrados. 

   Si ese artículo llega a aprobarse se constituirá en un atentando al derecho constitucional de libertad de expresión, derecho que todos los comunicadores del país debemos defender a ultranza. 

   Es por ello que Comunicadores de la Argentina (COMUNA) saluda fraternalmente a cada periodista y comunicador argentino, y considera que este día marca especialmente la necesidad de defender con tesón principios elementales para el ejercicio de la profesión: pluralidad de voces, pluralidad de fuentes, rigor periodístico, libertad de expresión y derecho de la población a estar informada. 
 
   El 7 de junio de 1810 Mariano Moreno inició el camino de una prensa libre y comprometida con la Nación; hoy es momento de reflexionar y de encontrar nuevas formas para dar la batalla de la palabra.
 
 
                                                Buenos Aires, 7 de junio de 2016
 
(Foto www.somosmafia.com.ar
CC BY-NC-ND 3.0 – M.A.F.I.A)
12376157_939399616148219_5210587971208895679_n